Si te has planteado alguna vez ser asesor de imagen personal, es el momento de analizar esta profesión tan demandada. En los últimos años, esta figura se ha hecho muy importante en todas las áreas donde confluyen relaciones personales. Una buena asesoría puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso, tanto personal como laboral. Te invitamos a aprender más de este trabajo que consiste en ayudar a los individuos a mostrar una mejor presencia. Fórmate con nosotros en este ámbito con el Máster en Diseño de Moda y Complementos + Máster Personal Shopper.

El papel del asesor de imagen personal

Un asesor de imagen cumple con un requisito muy necesario en lo que se refiere a relaciones interpersonales. Ayuda a una persona o colectivo a mostrar una buena impresión hacia el interlocutor. Además, ofrece los patrones para llevar a cabo un estilo de vida, adecuado al nivel socioeconómico del instruido.

Lograr estos conocimientos te permitirá mejorar personalmente, ayudando al mismo tiempo a esa gente que requerirá de tus servicios. Entre las áreas de aprendizaje que encontrarás está el saber vestirse, actuar correctamente y medir tu actitud. Debes tener en cuenta que a un futuro cliente lo debes impresionar. Necesita sentirse confiado a la hora de contratar tus servicios, en los cuales has de mostrar profesionalidad.

Cuando somos asesores de imagen personal, nuestros puntos fuertes se centran en la presencia y la manera de comunicarnos. También la persona que quiere aprender debe poner de su parte, adquiriendo cultura general. Este consejo debes proporcionarlo a ese cliente que precisa de tu ayuda, si es que presenta graves limitaciones.

Teniendo en cuenta estos aspectos, podrás otorgar asesoría de imagen a individuos o grupos en diferentes puntos de vista. A continuación, repasaremos los diferentes apartados más importantes que hay que tratar con el cliente.

Asesoría en la forma de vestir

Lo primero que debes visualizar es el nivel socioeconómico de la persona que solicita tus servicios. En lo que se refiere a su manera de vestir, será preciso analizar su armario, para valorar sus prendas. Puedes crear dos listas o grupos donde aceptar o descartar conjuntos y demás prendas de la persona. El fin es hacerle ver qué estilo le sienta mejor en función a su ocupación y relaciones personales.

De este modo, no podrás aconsejar a un individuo con un nivel económico bajo que compre grandes marcas. Tu asesoría debe ceñirse a su presupuesto, buscando alternativas que le ayuden mejor a ir creciendo en todos los ámbitos.

Hay que mostrar que una buena presencia es sinónimo de mayores oportunidades laborales. Lo que una persona expresa mediante su imagen lo proyecta al exterior. En este sentido, la seriedad y un buen estilo pueden triunfar, logrando el puesto de trabajo soñado, si se exigen estos requisitos.

Estando de acuerdo con que la primera impresión es lo que cuenta, cada cual deberá adaptarse a sus metas. Por eso, un político deberá mostrar una imagen distinta a la de un artista, si quiere infundir confianza. En este punto, deberás influir en la estética del cliente, recomendándole un peinado o cosméticos de acuerdo con sus características.

La expresión corporal y lingüística

Conseguida la imagen personalizada, es el momento de adentrarnos en la expresión corporal y lingüística. Saber hablar y hacerlo de forma oportuna es imprescindible para entablar una buena relación con tu interlocutor.

A tu cliente le enseñarás a comportarse ante cualquier escenario, ya sea una entrevista de trabajo o un evento importante. Si forma parte de una empresa y debe atender al público, es requisito atender a ciertas normas de comportamiento. De este modo, el triunfo laboral estará más cerca y se tendrán más opciones de crecimiento.

El movimiento de las manos, la postura del cuerpo y la expresión facial son también esenciales. Este aprendizaje beneficia a cualquiera más allá del plano laboral, permitiendo comunicarnos desde el respeto al prójimo. Además logramos transmitir una mayor confianza y credulidad en nuestros argumentos, hecho que el cliente puede tener en cuenta durante su enseñanza.

Tu imagen profesional

Como asesor de imagen, tu propia imagen es crucial. Si quieres convencer a tu cliente de ciertas pautas a seguir, deberás hacerle ver el éxito desde tu persona. Al adquirir estos conocimientos no tendrás problemas para enseñarles estrategias de imagen a otras personas. Como asesor, serás un experto en el trato con los demás y en el saber estar en cualquier contexto.

Por estos motivos, tu acción se podrá llevar a cabo en distintas áreas. Puedes ser contratado por una personalidad pública, una empresa o un servidor social. Tienes la opción de ser freelance o de trabajar en una empresa de asesoría de imagen.

¿Qué necesitas para ser un asesor de imagen de confianza?

Tus aptitudes para convertirte en asesor de imagen personal deben ser muy variadas. Es por eso por lo que debes obtener un nivel cultural bastante amplio. Conocer las tendencias de moda y lo último en estética será esencial para ayudar a tus clientes.

También es un requisito básico tener ganas de relacionarte con los demás y hacerlo con paciencia. Asimismo, el ansia de la constante superación debe estar latente en el asesor de imagen. Es importante querer seguir aprendiendo, para no fallar nunca en el estilo preciso de vestir.

Respetar a toda persona es la clave para manejar a la perfección cualquier situación. En este sentido, las ideas deben ser fluidas, tanto para saber dar la respuesta oportuna como para guardar silencio.

Tu aspecto, como asesor de imagen, siempre debe de estar cuidado. Tienes que introducir este aprendizaje en tu vida y hacerlo cotidiano en ti. Nunca debes dar un consejo que tú no sigas. Ser positivo forma parte del asesor y mostrar esa actitud ha de ser parte de su personalidad.

Debes ser diplomático y saber escuchar, midiendo cada palabra. Tu experiencia comunicativa tiene que ser tu fuerte para ayudarte a que el cliente comprenda cada paso que le expliques.

Muéstrate solidario y entusiasta en todo lo que te propongas realizar. Al fin y al cabo, quien necesita de ti te contacta porque sabe que le vas a ayudar eficientemente.

Cuando decides convertirte en un experto asesor de imagen es que tienes claro que adquirirás un modo de vivir único.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies