Un buen asesor personal puede ayudarte a triunfar. Quizás por falta de tiempo para dedicarle cada mañana a pensar en qué ropa te pones. O por desconocimiento sobre cuál es el estilo que te pertenece. Puede que simplemente la moda no te interese, pero estés obligado a mantener cierta apariencia estilística. También puede ser que te apasione y te veas como un asesor perfecto. En este caso, no te pierdas el Máster en Patronaje y Diseño de Moda + Máster Personal Shopper. Sea cual sea tu caso, esta figura seguramente te facilitará la vida, así que atento a las características clave que un buen consejero personal debe reunir.

¿Quién es un asesor personal?

El objetivo principal de un asesor será el de aconsejar respecto a las prendas, peinados, maquillaje y demás elementos estilísticos que más virtudes sacan. Asimismo, será el responsable de avisar sobre los diversos aspectos que se deben evitar para poder disimular las posibles imperfecciones. En consecuencia, su cometido es el de sacar el máximo partido.

¿Cómo empezar una relación con un asesor?

Tanto él como su cliente deberán cumplir un primer paso, para poder establecer las pautas de la relación. En este caso, se deberá dar ese paso incluso previamente a conocerse. Nos estamos refiriendo a que, por ejemplo, el cliente deberá a reflexionar. Sentarse a pensar para poder marcar cuáles son sus metas finales, y qué alcance desea que tenga su labor. Para ello, deberá definir sus necesidades (asesoramiento para un evento concreto, para el día a día, para un negocio o mejorar la imagen global…), así como su estilo personal (a no ser que le quiera otorgar una total libertad de acción). De esta manera se podrá fijar no solamente la duración del vínculo profesional, sino que también el experto podrá hacerse una idea del camino que debe seguir.

Por otra parte, el primer quehacer del asesor personal será realizar un estudio de la imagen del cliente. Así podrá concluir el tipo de prendas, colores, larguras y formatos que más le favorecen, y cuáles debe evadir. Para ello también es conveniente que le lleve a un par de tiendas (en función de gustos y presupuestos) y le vaya dirigiendo por ellas. Y a continuación, tras haberle informado sobre sus conclusiones, su labor ya habrá comenzado.

¿Cuál será su ocupación?

Hemos de tener en cuenta que un asesor personal no es solamente un personal shopper. Su cometido va más allá de acompañar a las tiendas de ropa o maquillaje e indicar en lo que se debe invertir.

Adicionalmente a estos aspectos, también deberá analizar la forma de vivir y actuar. Además del entorno del día a día, puesto que después procederá a optimizar el lenguaje y habilidades sociales.

En consecuencia, podría decirse que su trabajo consiste en ayudar a sus clientes a alcanzar sus objetivos. Asimismo, contribuye a que sus clientes se puedan convertir en la persona que deseas ser.

¿Qué facultades debe reunir?

El atributo más relevante con el que deberá contar es el de la observación. En este sentido, no es importante exclusivamente el saber distinguir las formas y tonalidades que más favorecen a una persona, sino que es primordial conocerla. Esto es, fijarse en sus movimientos, gesticulaciones y manera de hablar, así como investigar con qué se siente cómodo el cliente. Esto se debe a que la persona es quien viste un conjunto, y no al revés. Con lo que no importa la calidad o idoneidad de las prendas que se vista. Si no se siente a gusto con ellas, parecerá que va disfrazado.

Además, también es importante que sepa discernir los distintos requisitos del ámbito en el que se quiere aplicar el trabajo (es decir, un entorno laboral formal, o eventos elegantes, u otros escenarios específicos).

Por otra parte, también debe tener capacidad de escucha y despertar confianza en el cliente, otorgando en todo momento un trato profesional, a la vez que cercano, especial e individualizado.

Por último, los conocimientos técnicos también son primordiales, siendo altamente importante mantenerse actualizado en el sector e informarse sobre los nuevos procedimientos. Para ello, también debe controlar la evolución de la planificación y gestión de los recursos. Adaptándose a todos los niveles sociales. Además de conocer intensamente los comercios de la zona, sus características y lo que pueden ofrecer.

¿Por qué son necesarios sus servicios?

A simple vista, puede pensarse que un asesor personal se basa en un concepto superficial de la humanidad. No obstante, lo cierto es que se trata de un servicio que recorre todos los aspectos de un ser. Desde la manera de ser y pensar, hasta cómo exterioriza esto en la imagen que proyectas. En este sentido, podría consistir en un guía cuyo cometido final será el de potenciar las cualidades positivas que posea la persona. Es posible que el propio cliente no sea consciente de ellas, con lo que el asesor conseguirá un aumento de autoestima. El resultado será que, al mirarte al espejo se sentirás imponente. El reflejo que recibirá será el de una persona decidida a comerse el mundo, y reclamar de él lo que sabe que merece.

 

El profesional que cambiará tu vida

Muchos de nosotros, en la adolescencia, nos pusimos pósteres en las paredes del dormitorio con actrices y actores. Para dedicarles de vez en cuando miradas soñadoras y ligeramente envidiosas. En un principio, nos enseñan que cada uno es como es. Y que eso es algo que no se puede cambiar. Es decir, nos enseñan a conformarnos. No te mintieron sobre que tú nunca podrás ser Naomi Campbell o Brad Pitt. Pero sí lo hicieron al esconderte que tienes una belleza igual de apabullante que ellos. Una personal e intransferible que nadie más posee.

El secreto está en que no puedes ir a una tienda o peluquería pensando: «quiero parecerme a…». Puesto que tú tienes tus propios puntos fuertes de los que, aunque ahora mismo no te lo creas, otras personas carecen. Y por eso necesitas a alguien que sea capaz de ver esas virtudes y sacarlas a flote. Para que te asesore y te ayude a descubrirlas. Puede que nunca seas como tu actriz o actor favorito, pero ya ni siquiera lo desearás. Te sentirás totalmente satisfecho con tu propio ser.

En conclusión, un asesor personal puede llegar a marcar un antes y después en tu vid. Hasta límites que ahora mismo no llegas a sospechar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies