Es la última tendencia en ciudades y pueblos. Ya sea por la facilidad, por lo ecológico del tema o por la falta de espacio. Pero el huerto urbano está de moda. Puede instalarse en un rinconcito del balcón de un cuarto piso o en la terraza desaprovechada de una casa cualquiera. Con él, tener nuestra propia fruta y verdura es posible. Y lo mejor, ¡es fácil! ¿Nos acompañas a descubrir cómo montar un huerto?

Planifica tu huerto urbano

Lo primero que debemos hacer una vez hemos decidido que queremos lanzarnos a esta aventura jardinera es analizar el espacio. Observar la orientación del lugar es primordial. Es importante saber las horas de luz del sol de las que dispondrá nuestro nuevo jardín. Dependiendo de ella priorizaremos en un tipo de plantación u otro. También nos permitirá determinar qué hortalizas serán más fáciles de cultivar en nuestro huerto urbano.

Lo ideal para tener buena suerte con la agricultura es que nuestro jardín esté orientado al sur (por la cantidad de sol que tendremos). Pero si no es así, (no siempre podemos elegirlo) no pasa nada. Hay hortalizas que crecen con sombra o con pocos rayos de sol directos.

¿Cómo empezar mi huerto urbano?

Antes de nada, y como ya hemos dicho, debemos determinar la orientación que tendrá nuestro huerto urbano. En caso de que esté orientado al norte, recibirá poca luz solar. Por lo tanto, deberemos plantar hortalizas o frutas que sepan soportar bien el frío. Lo recomendable son las fresas, las espinacas, la lechuga o las acelgas.

En caso de que sea de orientación sur el sol será nuestro aliado. Las plantaciones tendrán unas 6 horas diarias de sol, con lo que podrás cultivarlo casi todo. Desde tomates a calabazas, pimientos, berenjenas o melones. ¡Lo que quieras!

Más allá de la orientación de nuestro huerto urbano, si eres novato o novata, lo ideal es empezar con cultivos de ciclo corto. Además, es importantísimo consultar un calendario de siembra, que nos dará las pistas para saber cuándo empezar la plantación. Una vez conocidos todos estos detalles, sólo nos queda lo último. Un recipiente donde cultivar las hortalizas.

¿Dónde cultivo las plantas?

 Cultivar en casa es fácil y, lo mejor es que se pueden usar materiales reciclables o reutilizar algunos otros. Por ejemplo, valdrán como recipiente para cultivar botellas PET (de plástico), bandejas de poliexpán o cajas de frutas. Aun así, es importante tener en cuenta que deben ser, como mínimo, de 30 cm de profundidad. De esta manera nos aseguraremos que todas las plantas y hortalizas van a poder crecer normalmente.

Otra opción para valorar es la fabricación artesanal o la compra de una mesa de cultivo. Las hay hechas con palets, cajas de madera viejas o estanterías. Y, si no eres muy manitas, las puedes encontrar por precios razonables en viveros y centros de jardinería.

También puedes comprar macetas. Si prefieres esta opción por motivos de espacio, económicos o estéticos, deberás tener en cuenta ciertas cosas. Una de las más importantes es la calidad del material. Un huerto urbano a base de macetas de cerámica es mejor que uno a base de plástico. Básicamente porque la cerámica conserva mejor la temperatura de la tierra. Y también por su composición, claro. El plástico no es el mejor aliado de la ecología ni de las plantas, aunque es una otra opción, evidentemente.

Conrear según el espacio disponible

Mantener un jardín o huerto urbano no es solo cuestión de cariño, tiempo y dedicación. También influye el espacio que tengamos disponible para instalarlo. Una de las mejores características de estos jardines o huerto es que ¡se puede incluso montar en un metro cuadrado!

Además, hay que tener en cuenta la necesidad de espacio de cada hortaliza o fruta. Si tenemos previsto conrear una planta que crezca hasta los 50 centímetros de alto, una maceta de 30 centímetros bastaría. En cambio, si nuestro cultivo podría llegar al metro de altura, una maceta de 50 cm de diámetro nos valdrá. Si puede incluso llegar a los dos metros, habría que buscar un maceta que supere los 60.

Por otro lado, hay que tener en cuenta también la necesidad de que la maceta tenga la capacidad de eliminar rápidamente el agua sobrante. También es común que tengan agujeros en su base. En este caso necesitarás hacerte con un plato debajo de ella, para proporcionar agua a la planta si la necesita.

Consejos para los nuevos cultivadores urbanos

1.- Elige un buen sustrato.

Tópico típico: a veces, lo barato sale caro. Invertir unos euros más en un buen sustrato ecológico es la mejor opción para nuestro huerto urbano. Lo que crecerá en él, te lo vas a comer. Asegúrate que sea de calidad y contenga los nutrientes necesarios para el primer abonado.

2.- El supermercado seguirá existiendo.

Sí, seguramente podrás dejar de comprar algunos productos en el supermercado, pero no todos.

3.- Acércate a la ecología.

Hay muchas maneras de cultivar huertos urbanos. Ya que empiezas de nuevo, ¿por qué no te acercas a la ecología? Hay variedad de fertilizantes y medios para tratar enfermedades y plagas.

4.- Disfruta de la variedad de hortalizas.

No todas las hortalizas son iguales. Tampoco lo son los frutos que dan. Aprende a disfrutar a belleza de las formas desiguales de tus frutos.

5.- El material importa.

A la hora de comprar las macetas o recipientes ten en cuenta la capacidad que necesita cada hortaliza. Algunas necesitarán espacios de 5 litros de capacidad y, otras, de más o menos. ¡Asegura su comodidad!

Si estás interesado en tener más información sobre cómo cultivar plantas en un jardín o vivero, en Escuela Des Arts podrás encontrar este Máster en Viveros, Jardines y Centros de Jardinería.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies