Las máquinas de tatuar son dispositivos manuales con un mecanismo creado para el diseño de tatuajes. Es decir, para que puedas crear marcas indelebles en la piel. Las máquinas modernas utilizan bobinas eléctricas que empujan la tinta hacia la piel. Aunque apenas han cambiado desde sus orígenes, sí que hay notables diferencias que te contaremos a continuación. No te pierdas nuestro Máster Experto en Tatuajes + Curso Higiénico Sanitario y sigue leyendo. ¡Vamos!

Un repaso a la historia de las máquinas de tatuar

Las máquinas de tatuar se remontan a inicios del siglo XIX. Podemos ver sus inicios con Thomas Edison, que desarrolló un inicial prototipo de rotativa que hoy seguimos usando, enfocado a flyers. Más tarde, el tatuador Samuel O’Reilly modificó el diseño para crear la primera máquina eléctrica de tatuaje. Finalmente, dicha máquina salió a la luz en 1891.

Hoy en día, si te dedicas al tatuaje, probablemente habrás utilizado su diseño, si bien se han introducido variaciones. Por ejemplo, las máquinas de Manfred Kohrs o la neumática de Carson Hill. Esta última utiliza aire comprimido en vez de usar electricidad. No obstante, sigue el mismo principio de funcionamiento.

La evolución de las máquinas tatuadoras

Las máquinas de tatuar actuales han seguido un largo camino desde su primer diseño. La primera, siguiendo el prototipo de Edison, tenia forma de alguna especie de bolígrafo. Fue un invento revolucionario, pero también pesado de usar. Más tarde se transformó en un modelo más eficiente gracias a las barras de contacto y a los resortes. Con las bobinas gemelas a cada lado, Charles Wagner mejoró el modelo hasta llegar a ser lo que conoces en la actualidad.

La primera máquina moderna se crea en 1920. Percy Waters fabricó y diseñó más de catorce estilos distintos. Otro desarrollo importante se hizo a finales de los años setenta, con Carol Nightingale. Sus máquinas ajustables no tuvieron un gran éxito, pero demostró distintas posibilidades de diseño y fijó unos estándares concretos.

Cabe realizar un apunte sobre los kits de tatuajes, pues no solo son las máquinas las que han cambiado. También, la mejora y la investigación en las tintas de tatuaje nos ayudan a conseguir los excelentes resultados.

En la actualidad, muchas máquinas actuales se ajustan en profundidad, fuerza y velocidad. La última rotativa que se creó, apareció en el mercado en 2009. Fue un éxito en todo el mundo, gracias a poder usarla durante períodos más largos y con más facilidad.

Las máquinas de tatuaje más usadas

Las máquinas de tatuaje comenzaron siendo de hierro, acero y latón. Hoy en día, las máquinas más utilizadas en el mercado se fabrican sobre todo de aluminio, ya que favorece su duración y su ligereza. Frente a los tradicionales sistemas giratorios, en el mercado actual las máquinas usan electroimanes. Tienen características innovadoras y originales.

Por ejemplo, una de las que probablemente conozcas, al ser muy conocida, es la máquina Cheyenne Hawk, que usa un sistema revolucionario de cartuchos. El sistema permite que las agujas se cambien con un simple giro. Otra de las más usadas es la Lacenano, que se considera la más ligera del mundo. Tan solo pesa 45 gramos y se puede utilizar para cualquier estilo de tatuaje con su golpe ajustable.

Máquinas de tatuaje actuales y sus resultados

1. La máquina Anself

Esta máquina de tatuaje es ideal si eres principiante. Tiene unos excelentes resultados en contornos y sombras, por lo que favorece la introducción de un tatuador en este mundo, ya que conseguirás buenos resultados con un esfuerzo menor. Es una de las máquinas más recomendables y sencillas para llevar a cabo tus primeros tatuajes.

2. La Rollomatic

Se trata de una máquina de tatuajes que permite que pase el pigmento al interior de un tubo portaaguja. Por eso, es perfecta para realizar tatuajes a color o repasar algunos que ya estén hechos, con unos resultados muy conseguidos y de gran calidad. El cambio de pigmentos es realmente sencillo y es una máquina segura, higiénica y que te resultará fácil de usar.

3. La máquina Turanium tattoo rotatory

Es una de las más nuevas, además de ser una de las máquinas con más calidad. Tiene un tubo trasero tipo darklab que no necesita que le añadas ningún accesorio adicional. Es una de las mejores opciones si tienes experiencia y quieres resultados más exigentes. Su construcción es de aluminio y dispone de un motor Maxon DC, originario de Suiza.

4. La Lauro Paolini

Es una amplia gama de máquinas que se han fabricado por un tatuador para tatuadores. Es otro de los diseños más utilizados en la actualidad y apuesta por la tradición, la belleza y las prestaciones. Se crean de manera artesanal y añade materiales y componentes mecánicos y eléctricos. Con esta máquina conseguirás acabados impecables en tus tatuajes, pudiendo demostrar una buena técnica, pasión por los tatuajes y sabiduría.

5. La Cheyenne Hawk

Disponen de rotativas innovadoras en el mundo del tattoo. Es perfecta si quieres conseguir unos resultados precisos mientras utilizas una máquina baja en vibraciones y realmente silenciosa. Se encarga de aportarte seguridad y tranquilidad mientras estás trabajando con ellas.

Los resultados más conseguidos con esta máquina van desde las líneas finas hasta los rellenos extensos y los sombreados más suaves. Esto se debe a que tiene una gran variedad de configuraciones en sus agujas, que te darán una amplia versatilidad en tus creaciones artísticas.

Asimismo, son fáciles de intercambiar y cuentan con membranas propias que se integran en la máquina alejando la empuñadura de cualquier sustancia. Es fácil de usar, pues cuando acabas, tan solo tienes que desmontar su cápsula. A su vez, destaca por la velocidad de su rotativa y por la optimización de su cuerpo, que permite que consigas resultados muy rápidos.

Su potencia es muy alta y consigue una profundidad de hasta cuatro milímetros en la piel. Es una de las favoritas de muchos tatuadores de todo el mundo, debido a las numerosas ventajas que les aporta su uso.

 

Las máquinas de tatuar son un invento relativamente reciente, pues provienen del año 1800. Como hemos podido ver, con muy pocos cambios hemos podido conseguir a lo largo de los años excelentes resultados con menos esfuerzo. Además de que, en la actualidad, tenemos la posibilidad de elegir un tipo de máquina según los resultados que queremos conseguir. Todo ello, pasando por todos los controles precisos de higiene y seguridad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies