Vivimos la época del despertar de la conciencia ciudadana por el futuro de nuestro mundo. Reciclar la basura y controlar el consumo del agua se han convertido en prácticas cotidianas de nuestro día a día. En consecuencia, no es una sorpresa que estos hábitos se hayan expandido hasta el mercado de la ropa ecológica ¿Te apasiona el sector de la moda? No te pierdas nuestro Máster en Patronaje y Diseño de Moda + Máster Personal Shopper.

¿Qué es la ropa ecológica?

Consiste en aquella fabricada con materias primas procedentes de agricultura biológica, tales como algodón biológico, lino o seda. La creación de estas prendas debe seguir estándares ecológicos durante todo el proceso. Algunas de las etapas que más cuidadosamente deben analizarse son: adquisición de la materia, procesamiento de la fibra y manufactura. Asimismo, este método también asegura la buena condición laboral de los trabajadores. Se les conceden sueldos justos y se minimiza su exposición a productos químicos nocivos, tales como los pesticidas o insecticidas.

De este manera, la moda ha comenzado a ser más responsable, tanto social como medioambientalmente.

La moda ecológica es la mejor manera de unir tu pasión con tu conciencia. Porque, los que sentimos entusiasmo por el estilismo y la moda, ahora tenemos la oportunidad de aunarlo con la responsabilidad social. De este modo, podemos elegir no ser partícipes de situaciones como las siguientes:

– En la India, más de 200.000 menores de edad trabajan en pobres condiciones en las plantaciones algodoneras.

– Algunos operarios del sector están expuestos cada día a sustancias tóxicas que, en muchos casos, causan enfermedades. Además, las materias ecológicas pueden evitar alergias e intolerancias químicas.

Esos tan solo son algunos datos disponibles sobre el impacto de la moda en nuestro mundo. Con lo que, para convertir el sector en justo y solidario, debemos combatir estos y muchos otros factores.

Ecología millennial, nuestro futuro

Que los millennials están alterando la manera en que funciona el mundo es un hecho. Hay quien les acusa de ansiosos, caprichosos, o incluso de ser demasiado exigentes. Otros, en cambio, les alaban por su deseo de cambiar el mundo y de dejar una huella en él. Hay diversas maneras de interpretar la profunda transformación que están promoviendo en el mercado mundial. Pero el hecho es que, para 2025, se estima que supongan más del 70% de la fuerza laboral, con lo que las empresas se están afanando en estudiar su comportamiento y hábito de consumo.

Por ese motivo, se han realizado múltiples estudios sociales para profundizar en sus principales preocupaciones y motivaciones. Entre ellos, destaca el estudio de Morgan Stanley, llevado a cabo en 2017. En él, el 86% de los encuestados mostraron interés en los negocios sostenibles. Asimismo, los resultados indicaron que los millennials son más propensos a confiar en una marca dependiendo de su conciencia organizativa. Es decir, comprando a una firma solidaria y responsable con su entorno, sienten que están participando en la mejora social. Por esta razón, las empresas han comenzado a pensar en el efecto que su actividad tiene en el planeta. Además, se ha demostrado que existen circunstancias bajo las que esta generación está dispuesta a pagar cierto sobreprecio. Y una de ellas es la procedencia ecológica del producto o servicio que compra.

En consecuencia, esta mentalidad se ha visto reflejada en que los productos más requeridos han sufrido un auténtico cambio. Por ejemplo, ha incrementado la demanda de muebles fabricados mediante materia prima reciclada. O, como el caso que estamos tratando, se han empezado a apreciar más las virtudes de la ropa ecológica.

La moda y la ropa ecológica llegan a la alfombra roja

Esta tendencia no solamente ha causado furor entre los millennials, sino que también los famosos han empezado a promover iniciativas de concienciación. Hoy en día, las más destacadas son las siguientes:

-Emma Watson se ha ganado un papel como firme defensora de la igualdad social, principalmente del feminismo. No obstante, también ha mostrado su inquietud medioambiental al crear la marca de ropa ecológica People Tree.

-La también actriz Natalie Portman es conocida por su defensa de los derechos animales y del veganismo. Y, siguiendo los mismos principios, ha lanzado su propia colección de calzado ecológico, en colaboración con Boutique Tècasan.

-La cantante Sheryl Crow ha diseñado la colección Bootheel Trading Cocompuesta por ropa denim de materia orgánica.

-Stella McCartney es otra diseñadora estrella que escoge artículos respetuosos con el entorno para sus creaciones.

Igualmente, hay una gran cantidad de personajes renombrados que, sin ser diseñadores, han apoyado la ropa ecológica. Por ejemplo, Olivia Wilde se ha convertido en embajadora de la marca H&M Conscious. O también tenemos el caso de Jessica Chastain, quien, en 2015, mostró su apoyo a la causa, en la fiesta post-Oscar de Vanity Fair.

Así que, como podemos ver, la moda sostenible no solamente es un concepto compatible con el glamur y el estilo. Sino que además, se ha convertido, sencilla e inevitablemente, en nuestro futuro.

¿Quieres colaborar?

Actualmente, se han puesto en marcha numerosas iniciativas para promover una mayor conciencia ecológica en el sector de la moda. Principalmente, firmas reconocidas como Zara y H&M han impulsado un sistema de descuento y recolección de ropa usada. De esta manera, se puede hacer un uso provechoso del vestuario que ya no utilizamos.

Por otra parte, la ropa interior es la que posee un ciclo de vida más corto. Así que la compañía Intimissimi ofrece diez euros de descuento por cada cinco prendas que se les ceda.

A nivel nacional, Ecoalf es una de las marcas más reconocidas. Su contribución consiste en la fábrica de ropa atractiva partiendo de restos de neumáticos, plásticos o redes de pesca. Pero por otro lado, también organiza desfiles para demostrar las hermosas prendas que se pueden crear con ese material. Además, disponen de jornadas de recogida de basura en Tailandia y el mar Mediterráneo, afianzando su imagen de compromiso social.

Estas son maneras en las que cualquier persona puede colaborar con la causa, independientemente de su profesión. Pero además, los diseñadores de moda tienen la oportunidad adicional de convertir este mundo en un lugar mejor. Tan solo es necesario considerar las repercusiones sociales del procedimiento utilizado al crear cada colección.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies