Desde se decretó la alerta sanitaria como consecuencia de la COVID-19, conseguir mascarillas que protejan a la ciudadanía del contagio se ha convertido en una misión prácticamente imposible. Muchas de las farmacias se han quedado sin reservas. Cuando reciben nuevas unidades, se agotan en cuestión de pocas horas por la gran demanda que existente entre la población. Por eso, hacer mascarillas de tela en casa se ha convertido en una iniciativa que mayor número de personas ha sumado. Una iniciativa solidaria que puede evitar muchos contagios.

 

De hecho, puede convertirse en la única alternativa para quienes continúan sin conseguir este elemento de protección, clave en los días que estamos viviendo. De hecho, es obligatorio usarla a la hora de acceder al transporte público, por ejemplo.

 

Por este motivo y dada la gran demanda que estamos viendo estos días por aprender a coserlas, hoy queremos explicaros paso a paso cómo fabricarlas. Incluso para los que estáis estudiando el Máster en Patronaje Industrial puede ser un gran ejercicio.  Así que coge hilo y aguja y prepárate para coser tus propias mascarillas de tela. 

 

Haz tus mascarillas de tela en 4 pasos

 

Algunas personas, por su profesión, quizás disponga de mascarillas quirúrgicas o similares. Pero si no es tu caso y en la farmacia no has conseguido una, puedes crear tu propia mascarilla en casa con un poco de tela.

También puedes seguir las recomendaciones del Gobierno, una guía que resume los pasos a seguir para fabricar una mascarilla higiénica.

Aunque no seas un maestro/a de la costura y tu experiencia se limite a coser un botón, no desesperes. Confeccionar tu propia mascarilla no guarda secretos ni requiere de habilidades especiales. Solo tienes que seguir los 4 pasos que vamos a contarte a continuación. 

 

Recuerda que este tipo de mascarillas no te protegen al 100 % de un posible contagio, pues carecen de homologación. Pero tal y como indican los expertos, ponértela te ofrece más seguridad que si, obviamente, no usas ninguna. Es importante, sobre todo si perteneces al grupo llamado ‘población de riesgo’.

 

1. Consigue estos materiales

 

Para su fabricación necesitas dos rectángulos de tela de algodón, como el material empleado en la confección de sábanas o pañuelos. Sus dimensiones deben ser de 25 centímetros de largo por 15 centímetros de ancho. También debes hacerte con dos cintas elásticas, aguja e hilo. Estos son los cuatro materiales básicos que vas a necesitar. Es más que probable que ya dispongas de ellos en casa.

 

2. Cose un dobladillo en la tela

 

Para evitar que se deshilache y darle forma, haz un pequeño dobladillo a los retales que hayas elegido sobreponiéndolos. Ese dobladillo puede ser de, aproximadamente, medio centímetro aproximadamente en el lado de tela más grande. Por la zona más pequeña, suma algo más de un centímetro. Comienza por las partes correspondientes al largo para, posteriormente, concluir con las del ancho sin cerrar el espacio interior. Puedes emplear aguja e hilo. Si cuentas con una máquina de coser en tu hogar, no dudes en recurrir a ella. Lo que te resulte más cómodo.

 

Cose el dobladillo de la mascarilla de tela para que no se descosa.

 

3. Introduce cintas elásticas en los extremos

 

Debes hacerlo a través del hueco interior del dobladillo del ancho del retal, que anteriormente has dejado sin cerrar. Si no tienes una cinta elástica, utiliza gomas como las que acostumbras a emplear para recogerte el cabello cortándolas. Si encuentras dificultades a la hora de introducir dicha cinta, ayúdate de una aguja o de una horquilla de pelo.

 

4. Anuda las cintas elásticas

 

Tras introducirlas en ambos extremos, haz un nudo para unir cada cinta. Tu mascarilla de tela ya estará lista. Solo tienes que probártela para comprobar que se ajusta perfectamente a tu cara. Si tienes dudas en cualquiera de los pasos propuestos, puedes recurrir a los tutoriales que han sido difundidos por YouTube.

 

Es importante que, una vez puesta, respires sin dificultad y no se te caiga. Haz más ajustes si es preciso. De lo que se trata es de que, una vez que la coloques en el rostro, no necesites tocarla.

 

También debes tener en cuenta que cada día, al final de la jornada, debes lavar y desinfectar tu mascarilla. Es indispensable para que puedas volver a utilizarla a la mañana siguiente. Puedes hervir agua y sumergirla en ella. De este modo, quedará esterilizada. Déjala que se seque durante la noche.

 

Cómo confeccionar una mascarilla de urgencia de papel

 

Si no puedes confeccionar el modelo de mascarilla de tela que acabamos de enseñarte y necesitas una de urgencia, tienes una alternativa. Podrás fabricarla en muy pocos minutos y con materiales que seguro que tienes a tu alcance en tu hogar. Pero eso sí, será un tipo de mascarilla desechable

 

Para ello, necesitas una hoja de papel de cocina provista de celulosa, dos trozos de cinta elástica y una grapadora. Comienza por coger el trozo de papel y colocarlo sobre la mesa. A continuación, dobla el papel como si fueras a hacer un abanico. Sujeta los dos trozos de cinta elástica y coloca cada uno en un extremo. Para fijarlos, no tienes más que emplear grapas.

 

Ya tendrás preparada tu mascarilla de papel para poder utilizarla en el momento y sin gastar ni un solo euro. Ten en cuenta que su tiempo de vida será muy reducido por el material empleado. Se limitará a muy pocas horas. Así que precisarás de varias cada día.

 

Apuesta siempre por la seguridad

 

Ahora que ya sabes hacer mascarillas de tela puedes ir cambiándolas para salir a la calle. No olvides ponértela cuando salgas de tu domicilio, y más si planeas utilizar el transporte público. También si vas a compartir un vehículo privado con otra persona o acudir a establecimientos comerciales, como los supermercados. En definitiva, si vas a estar en espacios cerrados no debes olvidar ponértela. Es uno de los modos de prevención más recomendados por las autoridades sanitarias del país.

 

No menos importante es lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Prolonga el tiempo que emplees en esta tarea durante al menos un minuto. No olvides llevar gel alcohólico para aquellas ocasiones en las que no puedas recurrir a lavarte las manos.

 

Mantener una distancia de seguridad de dos metros es otra de las recomendaciones que debes tener muy en cuenta. Consulta las medidas que, progresivamente, va aprobando el Gobierno. Recurre a los canales de comunicación oficiales o la prensa y evita los bulos e informaciones no contrastadas.

 

Apostar por la seguridad en estos tiempos de coronavirus es absolutamente vital. Toma todas las precauciones que sean necesarias en tu día a día para minimizar el riesgo de contagio. Hacer mascarillas de tela o papel en casa te ayudará en cada fase de la desescalada que ya se ha puesto en marcha.

¡Celebra la Black Week con nosotros! Te regalamos 60€ para tu matrícula. CUPÓN: BLACK60

X