Llamamos movimientos literarios a las distintas tendencias conceptuales y estéticas que definen la historia de la escritura. Cada uno está compuesto por un conjunto de escritores y obras con características comunes. ¿Sabes distinguirlos?

Si te interesa aprender a reconocer los movimientos literarios y, tal vez, formar parte de ellos, matricúlate en nuestro Máster en Escritura y Narración Creativa + Máster Experto en Redacción Editorial.

Movimientos literarios: características

Existen grandes diferencias en la génesis y el desarrollo de los distintos movimientos literarios. Algunos fueron más espontáneos que otros. Fueron duraderos y pasajeros, populares o elitistas. Los hubo específicos de las letras, mientras que otros se desarrollaron también en otros campos artísticos. En todo caso, los que pueden ser considerados como tales resultaron muy influyentes.

Qué define a un movimiento literario

Los siguientes rasgos son compartidos por todos los movimientos:

  • Tienen un sentido propio y reconocible.
  • Cambian o evolucionan la tradición literaria de la época, incluso el espíritu global de sus sociedades.
  • Se articulan en torno a principios y valores comunes, aunque cada autor los vive de forma individual.
  • Terminan creando vínculos entre sus autores. Surgieron por la unión de un conjunto de escritores, o bien fueron agrupados por los críticos a posteriori.

Hayan surgido o no por la determinación de sus protagonistas, debes tener claro que son fundamentales para el estudio de la literatura. Gracias a estos movimientos, podemos estructurar, organizar y comprender mejor la evolución literaria.

Los movimientos literarios son las corrientes, géneros y estilos que han sucedido en la historia de la escritura. Su estudio permite comprender la realidad.

Características comunes de los movimientos literarios

Te presentamos, a continuación, los atributos que comparten estos movimientos:

  1. Ayudan a organizar la historia literaria. No sería posible asimilar y comprender igual de bien la evolución de las letras sin estas referencias.
  2. Carecen de límites estrictos de tiempo y lugar. Puedes encontrar autores próximos en concepción en ámbitos geográficos muy alejados. También, autores vinculados desde épocas distintas. Incluso un mismo escritor puede atravesar en su biografía momentos relacionados con movimientos distintos.
  3. Se identifican a posteriori. Salvo casos concretos como el surrealismo, en el que distintos autores manifestaron su voluntad colectiva, se suele tardar en identificar los movimientos. El proceso literario incluye escribir, editar, publicar, difundir y, finalmente, que las obras sean leídas, valoradas y clasificadas. Frecuentemente, por ello, los movimientos se establecieron tiempo después de que las obras fueran publicadas.
  4. Poseen una concepción literaria propia. Cada movimiento es diferente, pero tiene su propio propósito o uso del lenguaje. Encontrarás coincidencias en los objetivos, intereses y recursos empleados por los autores del mismo movimiento.
  5. Se centran en géneros distintos. La poesía, la dramaturgia, el ensayo y la narrativa son los principales. Dentro de ellos, existen subgéneros. En todo caso, la predilección por unos u otros, incluso su combinación, son también rasgos distintivos.

¿Cuáles son los movimientos más importantes de la historia?

Es posible distinguir dos tipos de movimientos dentro de la literatura universal:

  • Clasicistas. Recuperan valores literarios de la tradición y el pasado.
  • Vanguardistas. Rompen con los cánones aceptados. Sus objetivos son la revolución literaria, la ruptura y la innovación.

A continuación, listamos e ilustramos los movimientos de la literatura universal más determinantes y valiosos.

Clasicismo

Surgió entre el siglo V a. C. y el V d. C. Su búsqueda era clara: la perfección física del ser humano. Arrancó y se difundió en la Grecia clásica y en el Imperio romano. Perseguía la armonía, la relación equilibrada entre la estética y el fondo.

Las siguientes son algunas de sus joyas literarias. No te las pierdas:

  • La Iliada y La Odisea. Homero.
  • La Eneida y toda la obra poética de Virgilio.
  • Obra dramática de Sófocles.

Medieval

Nos desplazamos al periodo situado entre el siglo V y el XV. Tras la fragmentación del Imperio romano, Europa reaccionó con nuevos usos literarios y aparecieron las lenguas romances. El enfoque teológico es su principal rasgo, en gran medida, porque escribían los miembros del clero. Sin embargo, también el amor cortés y los poemas épicos cobraron relevancia.

Como curiosidad, muchas de sus más grandes obras presentan autores desconocidos:

  • Cantar de Mio CidEl cantar de los nibelungos y La canción de Roldán. Anónimos.
  • Libro del buen amor. Arcipreste de Hita.
  • El conde Lucanor. Don Juan Manuel.

Renacimiento

Del siglo XV al XVI, el amor, la naturaleza y la mitología se convirtieron en referentes para el arte; también para la literatura. El antropocentrismo y el regreso a los valores clásicos se consolidaron:

  • Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes.
  • Macbeth. William Shakespeare.
  • La divina comedia. Dante Alighieri.

Barroco

En el siglo XVII, y sobre todo en España, triunfaron temas como el amor, el desengaño, la mentira y la muerte. Anota varias obras y autores como referencias:

  • Fuenteovejuna. Lope de Vega.
  • El burlador de Sevilla. Tirso de Molina.
  • La vida es sueño. Calderón de la Barca.

Neoclasicismo

Aspira y persigue la perfección de los antiguos clásicos de Grecia y Roma. La razón domina y el orden, la belleza y la armonía vuelven a imponerse en el siglo XVIII. ¿Conoces algunas obras?:

  • El sí de las niñas. Leandro Fernández de Moratín.
  • Cartas eruditas y curiosas. Fray Benito Jerónimo Feijoo.

Romanticismo

Desde el siglo XVII al XIX, la sensibilidad del autor y la imaginación cobraron todo el peso. Leyendas, tradiciones, mitos y poemas se consolidaron, junto a la intimidad de los protagonistas:

  • Los miserables. Victor Hugo.
  • Frankenstein. Mery Shelley.

Realismo

Su objetivo, desde 1870, es reproducir fielmente la realidad. La novela se convirtió en su vehículo principal, lo mismo que el lenguaje preciso y muy rico. Las emociones quedaron desplazadas del arte literario. Lee varias obras para conocerlo:

  • Crimen y castigo. Fiódor Dostoyevsky.
  • Madame Bovary. Gustav Flaubert.
  • Guerra y paz. León Tolstói.

Surrealismo

Arranca por acuerdo explícito de diferentes autores en 1924. Persigue reproducir el estado irracional del sueño, la locura, el delirio y la ruptura. El Manifiesto del surrealismo, de André Breton, es su obra cumbre.

Modernismo

Desde América Latina, en el siglo XIX, nos llegó este movimiento literario. Su estilo recuperó el clasicismo y el barroco. ¿El objetivo? Renovar el lenguaje literario. No dudes en leer dos obras:

  • Azul. Rubén Darío.
  • Platero y yo. Juan Ramón Jiménez.

Realismo mágico

Durante el siglo XX, se propuso incluir en los relatos la fantasía y lo maravilloso sin destacar su carácter asombroso, con realismo y cotidianidad. Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, es la referencia.

Ahora conoces la esencia de los movimientos literarios. ¿Por cuál vas a empezar a profundizar en la literatura universal?