El agility es una modalidad de competición de alto nivel técnico, donde el perro y el hombre trabajan como un equipo. Se está haciendo muy popular en el Reino Unido, México y España, y se realizan campeonatos internacionales alrededor del mundo. Es ideal para las mascotas más activas y puede reportar grandes beneficios a tu animal favorito. Así que, si quieres saber en qué consiste y cómo practicarlo con tu peludo, sigue leyendo. Y recuerda que puedes aprender sobre su comportamiento a través del Máster en Adiestramiento Canino.

¿Qué es el Agility?

El agility dog se inició en el Reino Unido en 1978 como un show para los visitantes de la famosa exposición canina de Crufts. Su inspiración fueron las carreras de caballos con obstáculos. En la actualidad, se concibe como un deporte para perros, donde se demuestran la agilidad, inteligencia y velocidad de los participantes.

El animal debe completar un circuito que está compuesto por un número determinado de elementos. Entre los más frecuentes figuran las vallas, túneles flexibles o rígidos, empalizadas y rampas. Generalmente son de doce a dieciocho y el juez decide en qué orden debe realizarse el recorrido. La complicación de la ruta exige dirección humana para poder culminarla con éxito, de forma limpia y en el menor tiempo posible.

Esta orientación es proporcionada por el guía mediante comandos verbales o gestuales, ya que no pueden tocar nada, ni los obstáculos ni al animal. Quien dirige necesita conocer profundamente las habilidades del perro para sacarle el máximo provecho a la capacidad de saltar y a la precisión en los movimientos.

Beneficios de practicar agility

La actividad física es de vital importancia para las mascotas, pues las mantiene saludables en todos los sentidos. Muchas tienen tal cantidad de energía que los paseos diarios no son suficientes para disiparla. Además, las mascotas llegan a sufrir de tedio y se tornan agresivas, desobedientes, ruidosas o destructoras.

El agility, tanto en la competición como en el entrenamiento, es una manera de emplear esa vitalidad y de entretener a la mascota. Además, hay otros efectos positivos, como los que puedes ver a continuación.

  • Evitar el sobrepeso
  • Estimular la inteligencia
  • Establecer vínculos afectivos sólidos con su dueño
  • Combatir el aburrimiento
  • Mejorar la conducta
  • Hacer óptimo el funcionamiento del sistema nervioso

Un aspecto importante, tanto para obtener un galardón como para beneficiarse de los efectos positivos, es que los obstáculos estén proporcionados al tamaño del animal.

¿Qué perros pueden hacer agility?

En realidad, casi cualquier raza puede ser entrenada para esta disciplina. Los perros más inteligentes y diestros son los ideales, pero los beneficios serán para todo el que lo practique. Quizá a los animales muy corpulentos y poco ágiles les cueste trabajo completar un circuito, pero es una excepción. También pueden tener limitaciones los de patitas muy cortas, como los Teckels.

Los perros con deseo de complacer, de complexión mediana, activos y enérgicos son los mejores candidatos para ganar una competición. Puede ser un mestizo o uno de raza. Los Border Collie, Golden Retriever, Shetland, Pastor Belga, Pastor Alemán, Jack Russell Terrier y Pastor Australiano son muy adecuados.

Los requisitos para participar pueden variar de un país a otro. Los que están mejor establecidos se han dictado en el Reino Unido. El perro se registra en la asociación organizadora y debe estar sano, sin anomalías ni enfermedades. Son aceptados los mayores de 18 meses de carácter sociable.

La importancia de la edad estriba en que se trata de una actividad de alto impacto. Por esta razón, puede causar lesiones o malformaciones a los cachorros, al ser su esqueleto aún frágil. Los perros agresivos no pueden participar, pues ponen en peligro a los otros animales, a sus guías y a los espectadores.

Los años de práctica, tanto de la mascota como de quien la dirige, son fundamentales. Se ha determinado que a más experiencia, menor es la incidencia de lesiones. Para minimizar este problema, es conveniente que te inicies en esta actividad contando con los consejos de un buen entrenador.

¿Cómo hacer un circuito agility en casa?

Si tienes espacio suficiente y quieres divertirte con tu mascota, diseña y construye tu propio circuito. Quizá sea la mejor manera de entrenar para futuras competiciones.

Hay un principio que debes seguir siempre, cualquiera que sea el tipo de obstáculo: no coloques ningún elemento de forma demasiado rígida, para evitar lesiones. Las piezas que utilices deben tener juego entre sí y estar apoyadas en el suelo, pero no de forma fija. Por otra parte, recuerda que las dimensiones variarán según el tamaño de tu amigo.

  • Valla. Fija un panel de madera a dos tubos verticales separados por una distancia de al menos 1,2 metros. El límite superior quedará a una altura de entre 35 y 65 centímetros.
  • Rueda. Puedes hacerla con un neumático suspendido a una altura de 55 a 80 cm y, según el tamaño del perro, el diámetro tendrá de 45 a 60 centímetros.
  • Mesa. En este obstáculo, el perro permanecerá quieto, al menos, durante 5 segundos, por lo que debe ser de material antideslizante. La altura será de 35 a 60 centímetros y medirá de 90 a 120 por lado.
  • Túnel. Para esto puedes utilizar las estructuras modulares que se ven en los parques infantiles. El diámetro deberá permitir el paso de tu mascota y la longitud total es de 3 metros.
  • Pasarela. Está constituida por dos rampas y una pieza horizontal, cada una de 3 metros de longitud. La altura máxima será de 130 centímetros.
  • Empalizada. Es parecida a la pasarela, pero carece de la estructura horizontal. Se trata de dos rampas unidas a una altura de 1,7 metros.
  • Salto de longitud. Se compone de varios elementos. Pueden ser de 2 a 5 tablas colocadas horizontalmente para que el perro salte. El número cambia según el tamaño de tu mascota.
  • Eslalon. Es un obstáculo que exige coordinación. Coloca 12 postes cortos en zigzag, verticalmente. La distancia entre uno y otro será de 60 centímetros.

El agility es una actividad divertida, que te ayudará a crear lazos de cariño y de confianza con tu mascota. Haz el tuyo en casa y disfruta en familia o con los amigos de largos ratos al aire libre.