La música, una de las artes más antiguas y extendidas del mundo, es un ámbito amplísimo. Como tal, han ido surgiendo diferentes maneras de categorizar y segmentar su contenido. Una de las clasificaciones más típicas y conocidas es la de los estilos musicales. Sin embargo, aunque se haya oído hablar de ellos, muchas veces ocurre que se tiene solo una idea difusa. Por este motivo, vamos a tratar de plantearte aquí los puntos esenciales. Y recuerda que puedes ampliar tus conocimientos en el ámbito de la música a través del Máster Producción Musical y Grabación de Audio Con Pro Tools. ¡Síguenos!

Los beneficios de la música para la salud

Antes de hacer referencia a los estilos musicales, quizá vale la pena partir por el principio. Y el principio no puede ser otro que la respuesta a la pregunta: ¿por qué es la música tan importante para nosotros?

Pues bien, la música es capaz de mejorar el estado de salud a través de:

  • Reducción de la ansiedad. Escuchar tu canción favorita reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés.
  • Contribución a la reducción del dolor. La música permite liberar endorfinas, hormonas que actúan como analgésico natural.
  • Ayuda en desórdenes neurológicos. La música es gimnasia para el cerebro. Fortalece conexiones, mejora la memoria y agiliza los procesos neuronales.
  • Fortalecimiento del sistema inmunológico. Dado que aumenta el número de plaquetas y de linfocitos, la música hace más fuerte el sistema inmunológico.
  • Aumento del optimismo y protección del envejecimiento cerebral. En especial con respecto a personas que sufren de depresión o ansiedad.
  • Combate el dolor de cabeza. Gracias a su efecto relajante, que contrarresta migrañas y cefaleas.
  • Disminución de la presión arterial. Estudios demuestran que 30 minutos de buena música reducen la tensión alta.

La clasificación de la música

Partimos de la idea de que hay muchas combinaciones de sonido que pueden ser consideradas como música. En algunas intervienen instrumentos, en otras solo la voz. Algunas son agitadas y otras más lentas. Unas tienen cientos de años de antigüedad y otras, sin embargo, han sido compuestas recientemente.

Esto nos empuja a pensar, necesariamente, que la música es susceptible de ser clasificada en multitud de grupos diferentes. Sin embargo, hay dos clasificaciones que destacan por encima de las demás por su popularidad: los estilos y los géneros musicales.

Diferencia entre estilo musical y género musical

En general, existe gran confusión entre lo que es un género musical y lo que es un estilo musical. Por ese motivo vale la pena que nos detengamos sobre las diferencias entre ellos.

Así, no hay mejor manera de diferenciar dos conceptos que definirlos de manera clara:

  • Estilo musical. Conjunto de características que individualizan las obras de una tendencia musical de una época concreta. Es decir, se toman las características puramente musicales (armonía, ritmo, melodía, textura…) y se usan para agrupar obras musicales de un momento de la historia.
  • Género musical. Conjunto de obras musicales que sirven a un mismo fin, aunque entre ellas no compartan demasiadas características puramente musicales. Puede tratarse, por ejemplo, de la música religiosa, música de cine, música operística, música programática…

Así pues, Llas claves de la diferenciación. En el primero de los conceptos entran en juego ideas de la música entendidas desde un punto de vista técnico. En definitiva, permite agrupar obras musicales en atención a cómo han sido compuestas y en qué consisten sus sonidos.

Sin embargo, en el segundo concepto entran cuestiones más de tipo social. Es decir, se centran en ideas como la finalidad y la intención que había en la mente del compositor. Igualmente, fija la atención sobre cómo fueron utilizadas las obras.

Los criterios que definen un estilo musical

Tal y como se deriva de lo dicho en el apartado anterior, todo estilo se define en atención a criterios musicales. Sin embargo, con tal de que tengas una mayor información al respecto, podemos hablarte aquí de los más comunes:

  • Las características referentes a la melodía, así como a la armonía de la obra musical.
  • Los puntos esenciales que definen la estructura rítmica de la pieza.
  • La instrumentación utilizada, así como el modo de utilización.
  • La estructura organizativa de la obra. Se tiene en cuenta la duración, las repeticiones, las secciones, los movimientos…
  • La textura musical.
  • En general, las normas y técnicas para su composición, así como para su interpretación.

Los principales estilos musicales y sus máximos exponentes

Por último, no podemos terminar sin bajar al plano práctico. Para ello, aquí te mostramos tan solo algunos (pues son muchos) de los principales estilos de música, así como sus máximos exponentes:

Música culta

También llamada docta o académica, incluye:

  • Barroco: Música compuesta entre 1600 y 1750, caracterizada por la tonalidad y el bajo continuo. Destacan Bach y Vivaldi.
  • Clasicismo: Entre 1750 y 1820, caracterizada por la claridad de texturas y simetría de las frases. Destacan Mozart y Beethoven.
  • Romanticismo: De 1820 a 1900, expresa las emociones de manera extática y vehemente. Destaca Wagner.

Música popular

Aquella más extendida y con una tendencia global o universal:

  • Pop: Estilo ecléctico, que une rock, electrónica y dance. Destacan Michael Jackson, Madonna o Justin Bieber.
  • Rock: Caracterizado por girar en torno a la guitarra eléctrica. Destacan grupos como Elvis o Black Sabbath.
  • Rap: Centrado en la rima, el habla rítmica y el lenguaje apoteósico. Son famosos Eminem y 50 Cent.

Música tradicional

Transmitida de generación en generación, caracteriza la cultura de un pueblo:

  • Flamenco: Estilo andaluz, caracterizado por el cante y el toque. Camarón de la Isla y Lola Flores destacan.
  • Tango: Propio de Río de la Plata, se caracteriza por su organización binaria y su amplitud musical. Carlos Gardel o Mercedes Simone son muy reconocidos.

Reguetón

Mezcla del reggae en español y hip-hop, así como el dancehall latino. Destacan Daddy Yankee y Bad Bunny.

En conclusión, ya puedes decir que conoces en profundidad qué son los estilos musicales. En todo caso, no has de perder de vista que la cuestión es mucho más amplia de lo que aquí te hemos comentado. Por ese motivo, la verdadera recomendación que podemos hacerte es que te formes. Si de verdad te interesa este ámbito, nada mejor que acudir a escuelas especializadas. Allí contarás con la amplitud de miras que verdaderamente necesitas.