Los conocedores sobre lenguaje literario sabrán que existe gran variedad de géneros, pero todos ellos presentan un objetivo común: captar la atención del lector a través de la belleza de las palabras. Podríamos decir que el lenguaje literario es una forma de expresión artificial, puesto que se utiliza de forma artística. Puede expresarse en prosa o en verso pero su fin último es transmitir ideas. Incluso puede recurrir a giros coloquiales si el tipo de texto lo requiere, por ello no debemos confundirlo como un lenguaje culto, aunque en ocasiones podría parecerse.

Si quieres aprender a escribir literatura en Escuela Des Arts encontrarás diferentes titulaciones con las que puedes adquirir y desarrollar el arte de la escritura. Echa un vista a nuestro Máster en Escritura y Narración Creativa, con el que aprenderás a usar el lenguaje literario, crear una trama y desarrollar la personalidad de cada uno de los personajes centrales.

Características del lenguaje literario

El lenguaje literario en su conjunto constituye una transmisión estética de la palabra. Lo común es que se realice por escrito, aunque lo cierto es que también cabe la posibilidad de difundirlo verbalmente. Las características de este tipo de lenguaje se resumen en las que vamos a mostrar a continuación.

1. Arte y originalidad

El escritor toma distancia con el lenguaje común y elige el significado subjetivo de las palabras que utiliza. De ahí que una de las características más importantes del lenguaje de la literatura sea la originalidad; es decir, la emisión artística del mensaje que se quiere transmitir al lector.

2. La retórica

En el lenguaje propio de la literatura se utiliza la retórica entendida en su concepto más amplio, es decir, se manipula el mensaje para darle persuasión, belleza y expresión. Se intenta llamar la atención del público y despertarles la curiosidad a través de la función poética y del uso de recursos estilísticos.

3. La forma

La forma del texto es importante, tanto si el escritor escribe en prosa como si escribe en verso. Cuando escribes, debes cuidar la musicalidad de las palabras, la estructura, la gramática y el léxico. La forma engloba a todo el mensaje y ha de tener como resultado un conjunto armonioso.

4. La intención subjetiva

Una de las características más maravillosas del lenguaje literario es la posibilidad de jugar con el significado del mensaje. La subjetividad y la elección de la connotación de las palabras hace que el discurso sea polivalente. Así, como lector, te verás reflejado en el texto según tu situación personal. Cada persona encontrará un mensaje diferente.

5. La ficción

La ficción que ofrece la literatura permite al escritor jugar con todo tipo de realidades. Un texto literario podrá ser más o menos parecido a la vida real, a una historia o a unos hechos verídicos, pero será siempre, a fin de cuentas, surrealista. Por eso, el escritor se puede conceder a sí mismo una gran libertad en este tipo de lenguaje.

Usos y funciones del lenguaje literario

Los usos del lenguaje literario se resumen en la emisión de emociones, la connotación del mismo, la intención de transmitir un contenido, la elección de las palabras, el código y el canal. Cada función literaria del lenguaje recoge este contenido.

1. Expresión

La expresividad hacia el emisor es una de las funciones más destacables, porque no solo envía una información. También, recoge la actitud que se tiene respecto a ella. Como emisor, eliges la tonalidad que le quieres dar a aquello que comunicas, al igual que las palabras correctas para que sean asertivas o provocadoras, entre otras opciones.

2. Apelación

Es la reacción de la persona que recibe el mensaje del emisor. Cuando envías un mensaje al receptor creas una respuesta, ya sea con palabras o con la actuación.

3. Referente

Es el uso en sí del acto comunicativo. El referente va unido a él debido a que si un mensaje no tiene una finalidad o un significado intrínseco, carecerá de sentido. Se trata, por tanto, de la realidad extralingüística de la actuación de comunicar.

4. Código y canal

El canal de transmisión del lenguaje debe funcionar. Esto es, entendernos con el otro o que, efectivamente, le llegue nuestro mensaje. El código va muy unido, pues se trata del tipo de comunicación que utilizamos: por ejemplo, cuando aprendes un idioma y te comunicas en él con otra persona que también lo habla.

Diferentes tipos de géneros en el lenguaje literario

Los géneros del lenguaje literario son los grupos de clasificación que formamos para agrupar los textos literarios según el contenido de las obras. De este modo, sin leerlas, podemos saber qué esquema va a tener, qué planteamiento seguirá y conocer su temática, así como su estructuración. Una vez los conoces, puedes decantarte por ellos según tus gustos literarios.

1. El narrativo

El género narrativo incluye textos con descripciones y diálogos, no solo la pura narración de la obra. Originariamente trataba de hechos míticos que se basaban en una historia real o que se hacían pasar por tal. Hoy en día hay una amplia variedad de subgéneros en la narración. Según tus gustos, puedes optar por el género narrativo histórico, de terror, romántico y mucho más. Es uno de los géneros de la literatura con mayor amplitud.

2. La lírica

El género lírico consiste en la transmisión de las sensaciones del escritor, de sus sentimientos o de sus emociones. Se toma como referencia a un objeto o a una persona, que sirve como inspiración. Normalmente, cuando hablamos de lírica nos referimos a poemas. Sin embargo, puedes leer también ciertos textos líricos que se expresan en forma de verso e incluso en prosa.

3. El dramático

Al igual que cuando hablábamos de lírica nos referíamos esencialmente a poemas, cuando nos referimos al género dramático estamos hablando del teatro por excelencia. Es uno de los géneros literarios donde más se nota el fin estético del lenguaje, al añadir una gran pasión y expresividad en sus diálogos. El género dramático cuenta con un estilo propio de transmisión.

En definitiva, el lenguaje literario es una manera artificial de transmitir un mensaje, al haber sido creado por el ser humano. Sin embargo, esta característica no es obstáculo para que sea capaz de llegar a otra persona, haciéndole reaccionar de casi cualquier forma mediante la elección de las palabras: alegría, tristeza, decepción, miedo, emoción, etc. Dentro de la literatura, encontramos así diferentes funciones y géneros, que clasifican los textos según el tipo de mensaje, la estructura y el contenido.