El pop art es uno de los movimientos artísticos más representativos del siglo XX. Algunos de los artistas más famosos del mundo se inscriben dentro de este marco de actuación. Y fue, con diferencia, una de las contestaciones más interesantes que tuvieron los artistas a las tendencias estéticas de su tiempo. ¿Quieres saber más sobre este movimiento? Puedes optar por formarte y dedicarte profesionalmente al sector artístico con nuestro Curso de Tasación de Obras de Arte. Estudiarás las distintas épocas de la historia del arte, los diferentes estilos e incluso aprenderás a diferenciar réplicas y obras originales. Interesante, ¿verdad?

Pero si simplemente tienes pura curiosidad por el Pop Art, en este post te contamos sus orígenes, características y principales referencias. ¡Sigamos!

La historia del ‘pop art’

Este nuevo movimiento tuvo muchas influencias dentro del expresionismo abstracto. Pero fue en la mitad del siglo XX cuando se fraguó, primero en Gran Bretaña a mediados de los 50 y posteriormente en los 60 en los Estados Unidos.

La idea que había detrás de este movimiento era similar a la que puedes encontrar en las vanguardias de los años 20. Buscaban escapar de una visión elitista del arte, una visión que no hacía más que mermar su capacidad creativa y el modo en el que querían reproducir el mundo.

Realmente, era una crítica o una contestación a las élites burguesas culturales de la época. Eso sí, la forma de hacerlo, a diferencia de las vanguardias, sería asimilando buena parte de las figuras pop del momento. Ahora lo que se ensalza deja de ser lo trágico o lo absoluto. Ya no se buscan problemas directamente metafísicos o abstractos. Tampoco se recurre ya a figuras mitológicas ni a grandes personajes históricos. Ahora se habla sobre actores, sobre famosos, sobre productos típicos, sobre lo cotidiano. Es una forma de sacar el arte de determinadas esferas culturales y llevarlo a la vida diaria.

Nacido en las grandes ciudades, este tipo de arte desarrolló otros referentes. Por ejemplo, los cómics, la publicidad o la televisión. A diferencia de otros movimientos, este estaba tan definido en su misma esencia que, realmente, no llegó a sufrir mutaciones características. Es cierto que algunos de los artistas más influyentes de todo el siglo se adscribieron a este movimiento. Sin embargo, no es fácil que encuentres con claridad una serie de etapas o de momentos.

Generalmente, las preocupaciones que se reflejaban eran las de la vida diaria, y las de cada territorio. Por lo tanto, si bien compartían características, cada país mantenía su propia idea o movimiento de arte pop, diferenciado del resto.

Características principales

Entre las diferentes obras y estilos de pop art podemos encontrar estas características:

  • Influencia en la cultura de masas. Los temas buscan escapar de la grandilocuencia o del tremendismo de otras épocas. Ahora la intención principal que se tiene es la de coger referencias culturales comunes que todo el mundo pueda percibir y entender.
  • Superficialidad. Los objetos o los temas son retratados con cierta superficialidad. Pese a que luego esas mismas obras puedan tener un sinfín de lecturas académicas, en un principio se busca algo mucho más simple y sencillo, visualmente hablando.
  • Visión irónica. De forma casi natural, a través de esa tendencia hacia la superficialidad y a ensalzar la cultura de masas, se produce ese cambio con una visión un tanto irónica. Los artistas de este movimiento no pierden su capacidad crítica, todo lo contrario. Sin embargo, su obra en sí no te parecerá necesariamente planteada como una crítica.
  • Un arte más plano. No se busca tanto reproducir piezas complejas o técnicamente significativas. El giro se produce en el hecho de que el arte deja de imitar la vida y es la vida la que pasa a imitar el arte. Es decir: este nuevo movimiento trata de predecir o de condicionar la propia vida de masas, creando cultura, también, de masas.

Artistas y obras

Te ofrecemos algunos de los más significativos a continuación.

Roy Lichtenstein

Un ejemplo del movimiento estadounidense. Se caracterizaba por las representaciones en gran tamaño que hacía de los modelos clásicos del cómic de la época. Entre sus obras destacaría El beso, una de las más conocidas. Lo que trataba de hacer era dotar de un nuevo significado a ese gesto a través de su obra. Es decir, cogía elementos de otras disciplinas y cambiaba un poco su encaje o su marco. De esta forma no dejaban de ser algo común, pero a un tiempo, se reconvertían en algo nuevo.

Andy Warhol

El artista más famoso de todos. Su gran peculiaridad es que quiso llevar los principios que movían su arte también a su propia vida. Y son muchas las anécdotas que puedes encontrar sobre sus excesos y desfases. Al fin y al cabo, hizo por codearse con los más famosos y conocidos de su tiempo.

La obra más interesante y emblemática que tiene, sin lugar a dudas, es la de Marilyn. Un perfecto ejemplo de la fascinación hacia la cultura popular y sus códigos. Y, a la vez, una forma de reinterpretarlos y dotarlos de un nuevo significado. En el caso de Warhol es donde puedes ver la máxima expresión de este modelo artístico.

Eduardo Paolozzi

Para terminar, el gran artista del movimiento británico. En este caso, se guardan algunas distancias con respecto al estadounidense. Aquí se utilizaban mucho más las fórmulas futuristas, y había mucha influencia clara de las vanguardias de principios de siglo. En cualquier caso, también en la obra de Eduardo Paolozzi puedes encontrar elementos propios de este tipo de arte: referencias al mundo del cómic, de la cultura popular y de la publicidad.

El pop art en la actualidad

En sí el movimiento murió, aunque en los años 80 apareció una especie de remodelación que tenía por nombre el neopop. En cualquier caso, si bien no permanece este estilo como tal, sí que puedes encontrar diferentes representaciones o influencias que perviven todavía en las obras de artistas de nuestros días.

Como ves, se trata de un movimiento con cierta complejidad, entretejido entre el resto del arte del siglo XX. Por eso, lo mejor es informarse adecuadamente para entender toda su complejidad. Y puedes encontrar una buena cantidad de cursos o de másteres que te ayudarán a comprender todos los aspectos de su importancia.

En conclusión, el pop art fue característico y propio de su tiempo. Y buena parte de sus ideas o de sus trabajos resuenan todavía en nuestros días.