Queremos explicarte lo que significa personal shopper. Se trata de una profesión de gran presente y futuro, perfecta para disfrutar muchísimo y ayudar a los demás.

Un personal shooper es aquel profesional que se encarga de comprar la ropa y gestionar el armario de otra persona. Si bien estos especialistas comenzaron trabajando para celebridades y gente VIP, su labor se está generalizando a gran velocidad.

¿Te gustaría dedicarte a esta actividad? Ahora puedes formarte con Escuela des Arts en Diseño de Moda y Personal Shopper. Descubre nuestras formaciones especializadas y escoge la que más se adapte a tus preferencias profesionales. Un equipo de tutorías te acompañará durante toda tu formación. Pero por ahora, veamos en qué consiste este perfil profesional.

Personal shopper: esencia, importancia y funciones

Vivimos en una sociedad marcada por la imagen personal. Cómo vestimos es un factor clave para proyectarla con acierto. En semejante contexto, no es de extrañar que los personal shopper estén adquiriendo tanta importancia.

Su trabajo reporta múltiples ventajas a cuantos los contratan:

  • Optimizar las compras realizadas en términos de idoneidad, adecuación y estilo.
  • Ahorrar tiempo al realizar las compras, las devoluciones, los arreglos y los cambios.
  • A menudo, ahorrar dinero.
  • Conformar una imagen personal estratégica, acorede con los objetivos, y respaldarla con cada adquisición.

¿Qué significa personal shopper?

Este anglicismo, que se asoció a rasgos de esnobismo y distinción en sus inicios, se ha consolidado plenamente. Cada vez son más las personas, de todos los niveles y segmentos, que confían en estos profesionales.

El personal shopper es quien asesora y ayuda a una persona, o a un grupo de ellas, en su imagen. Lo hace para transformarla o para sacarle el máximo partido. Cuando confías en ellos, te recomiendan las prendas a comprar, las combinaciones y la adhesión a las tendencias.

Este tipo de profesionales son especialistas en potenciar el estilo personal. Además, conocen a la perfección qué cortes y diseños favorecen más según cada fisonomía. Están al tanto de las novedades y tendencias y, lo principal, saben enfocarlas según tus circunstancias.

Funciones principales

  • Conocer perfectamente a su cliente.
  • Ayudarlo y acompañarlo, o sustituirlo, cuando sale a comprar moda.
  • Elegir las prendas y los accesorios que más le convienen. Para ello, tiene en cuenta sus deseos, sus objetivos, su profesión y su morfología.
  • Administrar con eficacia el presupuesto disponible para moda.
  • Hacer sugerencias sobre qué necesita o conviene a sus clientes en cada caso.
  • Mejorar el estilismo y promover una imagen personal más apropiada y favorecedora.
  • Crear y organizar un fondo de armario propio.
  • Actuar como filtro para frenar las compras por impulso o inadecuadas.
  • Ahorrar tiempo a su cliente.
  • Tener claro a qué establecimientos acudir y localizar las prendas idóneas.
  • Reducir el número de visitas y desplazamientos que requiere cada compra.
  • Proporcionar un asesoramiento personal sobre lo que conviene y no, en términos de estética y moda, a cada persona.

En la práctica, su labor se concreta en estos pasos:

  1. Profundizar en el conocimiento de los gustos, las expectativas y la realidad de cada cliente.
  2. Crear y actualizar una ficha identificadora y descriptiva para todos ellos.
  3. Analizar los colores y proporcionar una valoración y asesoría morfológica. Identifica, pues, qué colores te convienen o favorecen más y qué cortes o formas potencian tu silueta.
  4. Estudiar todos los artículos presentes en su armario. Tras ello, valida o descarta cada una de ellas. Finalmente, crea un informe personalizado con las prendas y accesorios disponibles y los que faltarían. Es un documento muy valioso para llevar a cabo, con criterio, las compras oportunas.
  5. Definir y participar en la ruta de compras. Es decir, ir de tiendas con su cliente a aquellos establecimientos que previamente ha definido. Es un servicio por horas o por jornadas, ya sean medias o completas.
  6. Determinar outfits personales para eventos o celebraciones específicos.

¿Te gustaría ser personal shopper?

Si te gusta el mundo de la moda, las tendencias e ir de compras, esta podría ser tu profesión. Ahora bien, no hay que frivolizar al respecto. La labor de estos especialistas es verdaderamente concienzuda y requiere mucho más que vocación. Es preciso atesorar una serie de conocimientos, competencias y habilidades que exigen una formación exhaustiva.

Si quieres dedicarte con éxito al asesoramiento personalizado sobre compras y moda, debes prepararte bien. Al hacerlo, no solo estarás despejando tu futuro en una dirección interesante. También disfrutarás muchísimo en el proceso: ¡es una formación muy atractiva y multidisciplinar!

Posibles salidas profesionales a tu alcance

Ahora que ya sabes qué significa ser personal shopper, te contamos cuáles son sus salidas profesionales.

  • Asesoría de imagen, tanto para celebridades (políticos, deportistas, artistas…) como para ciudadanos menos populares, como empresarios o, simplemente, anónimos.
  • Definición y proyección de imagen pública.
  • Personal shopper propiamente dicho.
  • Estilismo de moda y tendencias para áreas de trabajo como la publicidad, la televisión, las redes sociales o la fotografía.
  • Visual merchandiser. En este caso, trabajarás para las tiendas o establecimientos. ¿Tu misión? Ubicar los productos de manera atractiva, para potenciar al máximo su atractivo.
  • Escaparatismo. Es una función similar a la anterior, pero centrada en los escaparates. El objetivo es atraer la atención de los viandantes.
  • Estilismo en la producción de eventos, incluidas las bodas.
  • Creación, gestión o colaboración con todo tipo de boutiques y tiendas de moda.

Cómo contratar los servicios de un personal shopper

Tras haber cursado y aprovechado la formación necesaria, te llegará el momento de empezar a trabajar en lo tuyo. Dedicarte a una profesión con salidas atractivas es el punto de partida. A partir de ese momento, tienes que diseñar tu propio plan de marketing para darte a conocer y conseguir clientes.

Cualquier profesión exige, en cierto modo, ser capaz de venderse. En consecuencia, debes llevar a cabo una comunicación bien orientada hacia tu público objetivo. Además, poco a poco, irás ganando experiencia y contarás con un porfolio de servicios más atractivo.

A la hora de contactar con un personal shopper, lo habitual es utilizar estos recursos:

  • Utilizar Google u otros buscadores.
  • Tratar de encontrar prescriptores de referencia: otros clientes, expertos en el sector, las propias tiendas de moda, etc.
  • Responder a los reclamos de la publicidad online u offline.

Ahora, tras haber descubierto lo que significa personal shopper, quizás has encontrado también tu vocación profesional. En tal caso, no lo dudes: asegúrate la preparación adecuada y convierte tu pasión por la moda en la esencia de tu actividad laboral. ¿Cuándo empezamos?