En el post de hoy queremos que conozcas las ventajas de la ganadería ecológica. ¿Por qué? Si navegas por la oferta formativa de la escuela te darás cuenta de la variedad de sus cursos. Comprobarás que, en su mayoría, están orientados hacia los oficios artesanales, entre los cuales hemos añadido recientemente el Máster en Actividades de Ganaderías Ecológicas

 

Cada vez más, la producción ecológica va ganando terreno. Las ventajas que proporciona tanto para el medio ambiente como para la economía son evidentes. De modo que la agricultura y la ramadería, como otros sectores económicos, también han adaptado su infraestructura a este modelo de producción. De echo lo viene haciendo desde hace tiempo, pues en el última instancia, los beneficios que proporciona para los animales son muchos.

 

¿Sabes exactamente en qué consiste? No siempre conocemos cuáles son las diferencias entre una ganadería ecológica y la que no lo es. ¿Hay normativas que regulan cuándo un tipo de ganadería se define como ecológica? Estas ventajas evidentes, ¿cuáles son? ¿Cómo beneficia a nuestra salud? Como ves, hay muchas preguntas interesantes por contestar. En este artículo vamos a contestarlas brevemente. 

 

A qué se llama ganadería ecológica 

 

La ganadería ecológica podemos definirla como un sistema de producción agroalimentario, cuya meta es producir alimentos libres de contaminantes y con alto valor nutricional. A su vez, debe proteger el medio ambiente, el bienestar de los animales y reducir los costes de producción. Por otro lado, debe ser sostenible para los ganaderos, es decir, debe ser capaz de proporcionarles una renta suficiente. 

 

¿Existe reglamentación sobre cómo deben ser las explotaciones ganaderas ecológicas? 

 

Sí, están regidos por el Reglamento de Europa número 1804 de 1999. En este reglamento se dice que la ganadería ecológica va ligada a las agrícolas. Es una forma de ganadería donde se alimenta al ganado en pastizales dentro de áreas naturales. Por tanto, es una actividad ligada al entorno. Las explotaciones ganaderas que no tengan suelo en el que paste el ganado no serán ecológicas.  

 

Por otro lado, las explotaciones ecológicas contribuyen a los sistemas agrícolas. Esto es así, porque potencian que los subproductos adecuados de la explotación agrícola se empleen como alimento. Por ejemplo, los excrementos del ganado se usan como fertilizante de los suelos. Otra ventaja es que los animales realizan la función del control de hierbas y matorrales o el control de otras especies biológicas. 

 

¿Por qué es ecológico este tipo de ganadería? 

 

Aparte de lo ya expuesto, en una explotación ecológica los animales deben vivir de la forma más natural posible. La ganadería industrial peca de mantener a los animales en espacios reducidos. Y sus alimentos no son los que la explotación agrícola produce, sino que se basan en piensos.  

 

Otro aspecto relevante de la ganadería ecológica es que no se deben tener más animales de los que se pueden mantener en condiciones óptimas. Si tenemos un exceso de ganado es posible acabar con los pastos. A esto se le llama sobre pastoreo y puede destruir los entornos naturales y dejar desnudo el suelo. Por ello, se trata de hallar un equilibrio.  

 

¿Cómo calculamos la cantidad de animales que se pueden mantener en una granja ecológica? 

 

Atendiendo a la regulación la cantidad de animales se debe cuantificar por hectárea. Se calcula por el máximo de nitrógeno que puede excretarse (por los excrementos) en el espacio de la explotación. Si hubiera más podría producir un efecto negativo. La fórmula es: 170 Kg de Nitrógeno/ha/año.  

 

¿Cómo es la alimentación del ganado? 

 

Debe ser una alimentación basada en los pastos. Los forrajes y los suplementos que puedan necesitar deben ser producidos de forma ecológica. Es decir, el 100 % de los alimentos deben ser ecológicos. Así mismo, la salud de los animales debe basarse en la prevención de enfermedades. Para ello, las razas deben ser las adecuadas y estar adaptadas a la zona. Imagina una zona donde hace mucho frío, si en la explotación ganadera las vacas no están adaptadas es casi imposible que soporten el frío pastando en zonas abiertas.  

 

En una ganadería ecológica no se pueden utilizar antibióticos, estimulantes o aditivos en los alimentos. No se pueden prevenir enfermedades con este tipo de alimentos que habitualmente son industriales. Los antibióticos usados en la comida podrían producir resistencias a los gérmenes. En consecuencia, esto puede dañar a los consumidores al ingerir esa carne, la leche o los huevos.  

 

¿Cómo deben ser los alojamientos de los animales? 

 

Como imaginarás, no puede existir el hacinamiento. Los lugares de descanso deben ser amplios y estar ventilados y limpios. Deben ser adecuados para protegerlos del frío, del calor, de la lluvia o del viento.  

 

Las ventajas de la ganadería ecológica 

 

Como ves, el hecho de que la ganadería sea ecológica supone que la explotación agrícola también lo sea. Por tanto, una de las ventajas de la ganadería ecológica es la autosuficiencia de la explotación en un mayor grado que en las tradicionales. 

 

El alimento se obtiene de la propia agricultura y de los propios pastos. Los campos de cultivo se mantienen con abono de los animales, sin pesticidas y se recurre al pastoreo para eliminar las malas hierbas. Es un ecosistema equilibrado y, por tanto, a largo plazo menos costoso.  

 

Otra de las ventajas es que los productos ecológicos son de alta calidad al estar libres de hormonas, antibióticos y de otros medicamentos. Sin embargo, en las explotaciones ganaderas convencionales sí se emplean antibióticos y hormonas con el fin de prevenir enfermedades y aumentar la producción.  

 

Las granjas ecológicas tienen certificado de garantía y se realizan controles en los productos. Los animales que se seleccionan son los adaptados a las condiciones climáticas de la zona. De esta forma, se mantienen los entornos ecológicos. Las razas adaptadas pueden ser menos productivas (en cantidad), pero son de mayor calidad y enferman menos.  

 

Las ventajas para el ganadero 

 

Está claro que cuando pensamos en ventajas creemos que solo están dirigidas a los consumidores. Nada más lejos de la realidad. Las ventajas de la ganadería ecológica también reporta bondades para los propios ganaderos.  

 

Los consumidores exigimos mejor trato hacia los animales y cada día seleccionamos más los productos que respetan estas normas. Hay una demanda creciente de este tipo de productos. Y, además, los consumidores tenemos mayor control sobre la calidad de lo que comemos. Por tanto, el ganadero puede obtener una mayor salida para sus productos al garantizar las calidades ecológicas de su explotación.  

 

En definitiva, las ventajas de la ganadería ecológica son muchas. Por un lado, para los consumidores, porque nos garantiza el consumo de productos de excelente calidad. Por otro, para los propios animales porque sus condiciones de vida se acercan mucho más a las naturales. Y, en tercer lugar, para los ganaderos, cuyas granjas son más sostenibles y la demanda de sus productos más valorada.