Vestir elegante es un arte, tanto para ellos como para ellas. Escoger el mejor modelo, buscar todas las opciones, los accesorios que más combinan… No solo se trata de pulcritud y de estilo, también de moda y de tendencias. Te exige tener un amplio catálogo de recursos y de ideas. Y por eso queremos darte aquí algunos consejos para vestir siempre con elegancia. ¡Ah! Y si quieres convertirte en un experto, no te pierdas nuestro Máster en Diseño de Moda y Complementos + Máster Personal Shopper.  Veamos estos consejos:

 

Cómo vestir elegante a diario

Para empezar, habría una serie de aspectos comunes tanto para ellos como para ellas. Lo primero de todo es tener la ropa siempre a punto. Limpia, con un olor fresco, suave y agradable y bien planchada. Esto es lo básico para poder llevar cualquier cosa con elegancia. Por lo tanto, invierte en suavizantes, plancha muy bien todas tus prendas y mantenlas siempre limpias.

Otro consejo es la inversión. Un armario bueno es un armario amplio. Esto no quiere decir que debes comprar ropa compulsivamente. Pero sí que tienes que tener un fondo de armario lo suficientemente amplio para poder recurrir a él en cualquier situación.

Ahora, entremos en algunos consejos más específicos.

 

Para ellos

El traje es, por antonomasia, la pieza más elegante que puedes tener. Sin embargo, también es cierto que está muy encerrado en el clasicismo. Combínalo con pantalones a cuadros o incluso con jeans. Se trata de buscar un toque mucho más moderno dentro de una elegancia más común. La cosa está en mantener el corte ajustado de la americana. Y, cómo no, en disponer de una camisa, aunque también puedes utilizar una camiseta.

La dificultad principal está en vestir con elegancia con ropa de sport o de calle. Aquí habría dos claves: una buena materia prima y combinaciones sencillas y efectivas. En cuanto a materia prima, queremos decir buenas telas y prendas. Y, cómo no, que estén impolutas y correctamente planchadas. Por otro lado, buscar colores básicos será esencial. Piensa que la clave siempre está en la parte de arriba, en la chaqueta. Por lo tanto, esa prenda tienes que cuidarla con más atención. Busca colores oscuros, un estampado clásico y un corte similar al de una americana.

El calzado, finalmente, es el otro elemento clave. Lo mejor que puedes hacer en este caso es optar por un zapato tipo Oxford. Cómodo, elegante, conocido y que sienta bien con prácticamente cualquier cosa.

 

Para ellas

Hay muchas maneras de ser una mujer elegante en el vestir. Y en casi ninguna de esas combinaciones está el apostar por prendas chillonas o modelos extravagantes. La sencillez siempre se agradece. Una ropa de calidad, limpia, y básica. ¿Los colores? El negro se suele reservar para la noche, así que los tonos pastel o blanco te ayudarán.

Como en los consejos para ellos, una parte de arriba muy elegante es la camisa. Un poco arremangada, algo abierta y, tal vez, con una camiseta interior negra para hacer contraste puedes tener un look que vale para la noche o para el trabajo. También puedes apostar por prendas más tipo vestido, pero ya aquí dependerá mucho del ambiente y del lugar en el que te muevas.

Por otro lado, la parte de abajo va a determinar mucho el conjunto. Y también el calzado. Los zapatos de oficina siempre pueden ser útiles, así como también unas Oxford. Tacón medio o bajo es otra buena medida, siempre y cuando se trate de algo más bien clásico. Pero el elemento estrella son las botas negras. Te valen para cualquier ocasión, puedes encontrar algunas cómodas y, con un poco de cuña, aportarán la elegancia necesaria al look. Además, si no te apasionan o no te sientan bien las faldas, no pasa nada. Usa pantalones vaqueros oscuros que sean más bien ceñidos. Así mantendrás la sencillez de todo el look.

 

Vestir elegante en cualquier situación

Esta guía básica te puede salvar de un apuro. Sin embargo, poco o nada te dice de aquellos momentos más comprometidos en los que es necesario arriesgar un poco más.

 

Una fiesta

Las chicas lo tienen fácil: un vestido de tubo y tacones altos. Esto, combinado con un collar o unas pulseras de plata puede funcionar siempre a la perfección. En función de la fiesta podrás optar por un vestido más colorido u otro más oscuro y simple. El ambiente lo determinará.

Ellos tienen que tirar obligatoriamente del traje, en especial de la americana. Combinándola con un pantalón oscuro, un calzado elegante y una camisa de tono pastel o blanca conseguirán un resultado genial.Si resulta demasiado serio para la ocasión, valdrá con desabotonar un par de botones y eliminar la corbata.

 

Una cena con amigos

Un espacio informal de charla. Aquí la comodidad es clave. Ellas pueden ir con camisa y jeans oscuros, una fórmula muy efectiva. Puedes optar por un maquillaje algo más marcado, incluso. Ellos, por otro lado, con unos jeans y un jersey irán perfectamente. También valdrá una chaqueta estilo bomber oscura para cubrir la camiseta básica. En cuanto al calzado, aquí dispones de una mayor libertad. Ella puede utilizar desde tacones hasta zapatos planos, y él de zapato de oficina hasta deportivas. Siempre y cuando tengan colores suaves u oscuros.

 

Una reunión de trabajo

Probablemente, el momento más difícil. Y en el que más importante resulta vestirse adecuadamente. La solución pasa siempre por escoger entre dos colores clave: el blanco y el negro. Impersonales, elegantes y que sientan bien a todo el mundo. Para él puedes optar por la americana y los vaqueros. Un traje a medida es la opción más apta, pero todo dependerá de tu fondo de armario. Ella, por otro lado, puede utilizar tacones y vestido de tubo con medias, o un pantalón tipo ejecutivo.

En cualquier caso, incluso los ejemplos que hemos incluido pueden depender de una gran cantidad de factores diferentes. Vestir elegante es mucho más complicado de lo que parece. Y suelen ser los asesores de imagen o los estilistas los que mejores consejos pueden dar en esta materia. Por eso es cada vez más común encontrar diferentes cursos o titulaciones que te ofertan este tipo de conocimientos y de prácticas. La imagen cuenta mucho en este mundo, y saber utilizarla te puede servir también en lo profesional.