El análisis de una obra de arte conlleva tener en cuenta una serie de aspectos que permiten descubrir todos sus secretos. En los siguientes apartados te comentamos las respuestas a la pregunta cómo hacer un análisis de una obra de arte. Además, con Escuela des Arts puedes formarte con el Máster en Tasación de Obras de Arte. Te estudiarás los fundamentos del arte, las diferentes técnicas y aprenderás a identificar falsificaciones.

La identificación

Para empezar, primero se debe identificar la obra a analizar. Conocer el título oficial, el original dado por el autor y los atribuidos posteriormente, ayuda muchísimo a realizar el análisis de una obra de arte. Igualmente, es importante conocer dónde y cómo se pintó. Para todo lo anterior, es esencial consultar una bibliografía específica.

En la misma, deberás buscar si la obra es del autor o se le atribuye. También, es importante analizar el momento vital del autor cuando creó la obra. Todos los factores anteriores inciden directamente en el resultado final. Todos han de ser valorados para confirmar la autoría.

La interpretación

Es uno de los aspectos para analizar una obra de arte más relevantes. Cada obra tiene una serie de condicionantes que hay que tener en cuenta. Entre otros, destacan los que ahora se comentan.

  • La intención de la obra: Cualquier obra pertenece a un género determinado. Además, también envía un mensaje muy concreto. El estudio de la iconología y la iconografía representada es siempre eficaz.
  • El contexto en el que se creó la obra: Hay que repasar el momento histórico. Las obras podrían hacer referencia a algún suceso. Combinar el estudio de la historia del arte y de la cultura con el de la sociología es imprescindible.

Análisis de una obra de arte

Es la clave para detectar si se trata, o no, de una falsificación. Consta de dos partes diferenciadas.

Conocer la historia de la obra para analizarla

Hay que descubrir si se trata, o no, de un encargo y qué lo pudo justificar. Se debe valorar el papel de la obra en el mercado del arte o su posible paso por museos. Debe especificarse:

  • Si la obra pertenece o no a una colección artística mayor.
  • Si hay constancia de la existencia de bocetos o modelos: En este sentido, la información que ofrece el propio taller del artista es de alto valor. Conocer si contaba con colaboradores o copistas, también.
  • Si se ha sometido a alguna restauración: Lo habitual es que se consulte el informe para certificar las alteraciones producidas.
  • El tipo de conservación y si podría haber afectado a la obra.
  • Las posibles versiones, réplicas o copias que hayan podido entrar en el mercado.
  • La procedencia de la obra a analizar.

¿Cómo certificar la autenticidad de una obra de arte?

El proceso se compone de varios apartados que pasamos a comentarte en el siguiente listado explicativo:

  • Las técnicas y los materiales utilizados: Es una de las claves para detectar si se trata de una falsificación. El estudio de los pigmentos, los soportes y los instrumentos utilizados es imprescindible.
  • Las características de la obra: Se especifica el tipo de pintura. Se tienen en cuenta sus dimensiones, su emplazamiento y los posibles condicionantes al respecto. La comprobación del canon, la perspectiva y las deformaciones ayudan a confirmar la autoría.
  • El color: Se comprueba cuál es la gama cromática. La armonía, el simbolismo, la saturación o el tono, influyen en la valoración final.
  • Las sombras: Pueden ser esbatimentadas, proyectadas o propias. Suelen repetirse por lo que son un factor decisivo para el análisis.
  • La composición en términos generales: Hay que comprobar cuáles son los focos de atención que marca el artista. También, la combinación entre el vacío y la masa. Las perspectivas (lineal, aérea, invertida, abatida o convexa) pueden llegar a confirmar una autoría.

Las relaciones de la pieza con su entorno

Se trata del paso final. Cualquier obra se hace por un motivo concreto. Descubrirlo es el mejor colofón a todo el proceso que anteriormente hemos explicado. El análisis siempre busca un resultado en el que todas las piezas encajen. Se trata de trasladarse al periodo histórico correspondiente para entender mejor la importancia de la obra.

¿Cómo se fija el precio de una obra de arte?

Tras confirmar que la obra es auténtica, es posible fijar un precio. Las casas de subastas se basan en varios factores.

A qué periodo pertenece

Lo habitual es que el precio sea mayor si pertenece a un periodo de gracia. Que la obra forme parte de un conjunto más amplio y de calidad, influye. Todo dependerá del siglo de creación de la obra y del autor correspondiente.

El valor según la trayectoria del autor

Cada obra es única, pero su precio suele ir en consonancia con otras del mismo autor. Se revisan los precios de obras anteriores y se elige uno similar. El tamaño de la obra y lo que representa son factores que inciden en la elección de una cifra.

La propia historia de la obra

Antes de fijar una cantidad hay que repasar todo lo relacionado con la obra. Revisar los precios alcanzados en subastas anteriores es siempre aconsejable. En algunos casos, se puede saber cuánto pago el coleccionista por la obra y cómo se ha revalorizado. Los expertos confirman que los antecedentes pesan muchísimo a la hora elegir un precio final.

El propietario o la propietaria

Si es un personaje conocido el valor aumenta. También dependerá de su personalidad y de los cuidados que le haya dado a la obra. Los expertos determinan el precio tras realizar el pertinente estudio sobre la vida de quien la adquirió anteriormente.

Un conjunto de factores

Su estado o su valor histórico son cuestiones que aumentan el valor. Que proceda del mercado primario o secundario también. La posible valoración técnica y la búsqueda de documentos acreditativos suelen encarecer el precio. El objetivo no es otro que el de equilibrar los aspectos comentados.

Cómo hacer un análisis de una obra de arte: Valoración final

Por lo tanto, a la hora de realizar el análisis de una obra de arte se tienen en cuenta todos los criterios comentados. Tras apreciar sus características más reconocibles, consulta su historia. Cuanta más información tengas al respecto, más probabilidades tendrás de descubrir todo lo que encierra. Además, podrás ir reconstruyendo su proceso de creación mientras conoces algo nuevo. Con calma y paciencia, el resultado de tu estudio será justo el que esperas.