El mundo de la confección depende en gran medida de la materia prima empleada. Y es que existe una gran variedad de tipos de telas y tejidos que, según sus características y ventajas, se utilizan para confeccionar un tipo de prendas u otros. Por lo que, si quieres saber cuáles son y cómo diferenciarlas, este post te interesa. Vamos a explicarte en detalle cada una de las telas más utilizadas en el sector textil. Y recuerda que, si quieres dedicarte a este ámbito laboral, a través del Máster en Patronaje y Diseño de Moda + Máster Personal Shopper aprenderás todo lo necesario para dominar el diseño, corte y confección de ropa.

Los 20 tipos de telas más utilizados en el sector textil

En primer lugar, la tela es un tejido elaborado a partir de fibras textiles, las cuales pueden ser naturales, artificiales o sintéticas. A la hora de clasificarlas, podemos aplicar numerosos criterios. Las hay lisas, estampadas, brillantes, mates, suaves, ásperas, cálidas, frescas, etc., Cada una de ellas tiene unos atributos que las identifican y distinguen. También podemos fijarnos en su resistencia, su textura, su flexibilidad y su facilidad de limpieza para distinguirlas.

Hoy en día encontramos una gran variedad de telas. Por este motivo, a continuación, vamos a diferenciarte las 20 más utilizadas en el mundo de la moda.

Algodón

Seguro que te encanta. Lo has llevado infinidad de veces, porque te resulta suave y agradable. De origen natural, se obtiene del árbol Gossypium. Aporta a las prendas un tacto amoroso, ligereza y gran polivalencia. Se usa muchísimo, sobre todo en prendas básicas, como camisetas y en la ropa del hogar.

Lino

¿Prefieres los tejidos frescos y ligeros, capaces de aportarte libertad? La naturalidad es el principal rasgo de este tejido natural con gran transpirabilidad y durabilidad. Se arruga mucho, pero incluso sus dobleces favorecen. El lino se utiliza mucho para confeccionar blusas, chaquetas, pantalones y ropa de hogar.

Pana

Este tejido se realiza a partir de fibras de algodón. Se pone y se pasa de moda, indistintamente, según las diferentes épocas y circunstancias. Aunque es una tela gruesa, también resulta suave y agradable de llevar, sobre todo en invierno. También tiene cabida en cojines y otros elementos domésticos. Su origen es francés, por lo que resulta chic cuando es tendencia.

Batista

También es francesa esta fina tela, derivada del algodón o del lino, que aporta carisma, sobre todo, a las camisas y los pañuelos.

Tweed

La procedencia escocesa de este tejido enormemente resistente y recio le otorga una suerte de elegancia británica sugerente. Es frecuente en ropa de invierno, como chaquetas, pantalones y faldas.

Rayón

Esta tela es una de las más populares y habituales en nuestras prendas. Se realiza con celulosa y tiene cabida en todo tipo de creaciones textiles. La ropa deportiva es uno de sus campos de actuación preferentes. Teniendo en cuenta que lo sporty se impone actualmente, puedes imaginar qué presente está en nuestras vidas hoy en día.

Nailon

Se trata de una fibra sintética que cuenta con propiedades impermeables. Por eso, por su elasticidad y por su espectacular resistencia, cuenta con una gran versatilidad. Tus medias, seguramente, lo incluyen en su composición. Además, es habitual en camisas, prendas de ropa íntima y artículos de alta precisión, como los paracaídas. ¿Otra ventaja que te encanta? No necesitas plancharla.

Poliéster

La polivalencia de esta tela sintética es absoluta. La verás en vestidos, ropa casual y diseños deportivos. ¿Sabes de dónde procede? A partir de cierta resina plástica obtenida del petróleo.

Acrílico

Vendría a ser la versión artificial de la lana. Es una fibra versátil y atractiva, cuya nitidez cromática y la suavidad del tejido sobre la piel constituyen sus principales atributos. Está presente en muchas prendas de moda, por ejemplo vestidos y chaquetas.

Organza

¿Buscas finura, sensibilidad y glamour en tu próxima prenda? La organza ofrece transparencias y texturas atractivas. Es muy frecuente para decorar bordados y crear volantes exuberantes, pero con alma.

Franela

El carácter tradicional y favorecedor de este tejido le otorga una ascendencia atemporal muy atractiva. Es suave, satinado y muy empleado en chaquetas y trajes.

Oxford

Imperecedero en la elegancia masculina, su esencia británica es característica de las camisas más distinguidas y cuidadas, aunque también es habitual en prendas deportivas y chaquetas. Su base es el algodón, a menudo combinado con poliéster.

Gasa

Entre los tipos de tela más sofisticados y vaporosos destaca este material, elaborado con seda, que cuenta con una finura fabulosa. Tanto que genera preciosas transparencias, por lo que resulta irresistible para vestidos de mujer, velos y volantes.

Chiffon

Entre los tejidos delicados y fantasiosos, este es un verdadero referente. Se elabora con seda, nailon o algodón. Otorga brillo personal, delicadeza y carácter onírico. Sin embargo, resulta resbaladizo y tiende a engancharse o deshilacharse. Su elaboración es difícil, por lo que suele ser caro. Si buscas en tu armario, quizás lo encuentres en tu lencería, tus trajes de noche o tus pañuelos.

Licra

Esta tela sintética, elástica y conocida también como elastano, transpira bien, aporta resistencia y se ciñe al cuerpo. Está presente en numerosas elaboraciones, desde bañadores a leggings, pasando por lencería y mallas.

Gabardina

¿Asocias este nombre a la prenda más característica del Inspector Gadget? Lo cierto es que antes que nada es un tejido elaborado con estambre o algodón. Sus prestaciones principales son la densidad, la durabilidad y la dureza. Funciona bien con humedad, se plancha con dificultad y aporta carisma clásico. Por supuesto, es la tela por excelencia de las gabardinas y, también, de ciertos abrigos y pantalones.

Tul

El encanto, la vaporosidad y la percepción etérea caracterizan a este material derivado de la seda, el algodón e, incluso, de algunos tejidos artificiales. Puedes encontrarlo con muchos acabados y grosores. ¿Dónde llevarlo? Sobre todo en velos, faldas y vestidos románticos.

Crepé

De naturaleza femenina y exuberante, aporta luminosidad, volúmenes caídos y espesor. Las arrugas lo acompañan con naturalidad, especialmente en vestidos de noche.

Mezclilla

Su nombre sencillo y expresivo, identifica perfectamente la naturaleza de este tejido. Combina algodón y fibras sintéticas, normalmente con composición en diagonal. Está presente en todo tipo de elementos, desde gorros y guantes a pantalones y faldas.

Terciopelo

Llamado también velvet, es una auténtica caricia sobre tu piel. Su delicadeza y resistencia al agua son altas. ¿Su procedencia? Tanto el algodón y la seda como el poliéster.

Tras conocer esta veintena de tipos de telas actuales, tus conocimientos sobre costura son mayores. Al menos, eres consciente de que existen muchísimas posibilidades. ¿Te das cuenta de cuántos aspectos deben dominar los profesionales de la costura?