Si quieres saber cómo hacer bocetos de diseño de moda, estás en el lugar correcto. Pero, antes, debes entender cuál es su propósito y por qué son tan necesarios en el mundo de la moda y las pasarelas. Te iremos mostrando, paso a paso, cómo crearlos si quieres iniciarte en esta área tan emocionante. También puedes echar un vistazo a la titulaciones especializadas de la escuela. Entre la oferta formativa de Escuela des Arts encontrarás másters y cursos especializados para estudiar Diseño de Moda online y a distancia. Aprenderás patronaje, corte y confección para realizar tus propias piezas de moda.

¿Qué son los bocetos de diseño de moda y para qué se usan?

Un boceto es una idea, el inicio de lo que terminará siendo un producto o resultado. En la moda, implica un primer diseño de una o varias prendas de ropa. Puedes comenzar dejando dando rienda suelta a tu imaginación. Pero siempre puedes perfeccionar tu técnica.

Aunque comenzar con un bosquejo simple es bastante habitual, el boceto debe mostrar un mayor detalle del producto que piensas crear. Ten en cuenta que siempre puedes mejorar el dibujo al aplicar las características comunes del dibujo técnico, donde no falta la mínima información.

Es importante, a la hora de crear el boceto, contar con la posibilidad de realizar cambios sobre el diseño inicial. Por eso, deberás emplear trazos fáciles de borrar. Como bien habrás comprendido, el boceto es una especie de mapa del recorrido que harás hasta lograr el vestido o la prenda que deseas.

Un diseñador profesional va más allá del simple dibujo, ya que dota de movimiento al figurín plasmado en el papel. No solo se imagina la prenda, sino el resultado sobre una pasarela. Si quieres aprender a crear un boceto de una manera profesional, a continuación te describimos los pasos para conseguirlo.

Los pasos para realizar un boceto al estilo profesional

Sin duda, cada diseñador tiene su estilo a la hora de hacer bocetos. Estos terminan convirtiéndose en pequeñas obras de arte. En ocasiones, incluso llegan a admirarse en el contexto artístico.

Aunque puedes iniciarte con los consejos que te daremos, al final, con la práctica, terminarás dando tu toque personal. Piensa que lo primero será conseguir el material adecuado. Es posible que los primeros bosquejos surjan sobre una servilleta, en cualquier lugar donde te encuentres.

El bosquejo se refiere a esos trazos hechos sin mucho cuidado, cuando quieres recordar algún detalle importante de una futura creación. Por supuesto, tu diseño será producto de la inspiración en un momento inesperado. Así que no la dejes escapar cuando aparezca.

Comenzamos por los materiales

Para empezar, te aconsejamos que consigas un papel grueso que te permita borrar sin que se maltrate demasiado. Requerirás también de un lápiz de punta dura, con el que vas a poder realizar trazos suaves. Olvídate del bolígrafo, a menos de que se trate de un bosquejo.

En lo que respecta a los colores, puedes usar tinta o rotuladores. La gama de colores que vayas a precisar dependerá de tus necesidades concretas.

El croquis y el balance de la figura

Si no eres un buen dibujante, has de realizar los primeros trazos a modo de croquis. Empieza determinando la cabeza, y una línea recta que vaya hasta lo que serán los pies. La siguiente línea determinará la altura de la pelvis. A partir de ella, dibujas un rectángulo dividido en dos para ayudarte a balancear la figura.

El rectángulo anterior te indicará la talla del figurín, ya desees hacer una prenda pequeña o de medida grande. Con lo que has dibujado, ya puedes imaginarte el torso y el área de los hombros.

Conforme vas trazando las nuevas líneas, es importante que vayas recreando la posición del figurín, como si de una modelo se tratase. Posiblemente, en los primeros intentos se te dificulten estos trazos. Por eso, siempre puedes fijarte en revistas o publicaciones de Internet. Te puede servir copiar la silueta de un modelo de pasarela para, después, añadirle el diseño que tienes en mente.

En caso de que hayas conseguido crear las líneas anteriores satisfactoriamente, deberás seguir con el cuello. Puedes retocar la cabeza, teniendo en cuenta las proporciones del cuerpo hasta ahora dibujadas.

Acto seguido, es el momento de plasmar las piernas del figurín. Estas deben ser bastante largas con respecto al tronco. Ayuda dividirlas en dos trazos. El primero abarcará los muslos hasta las rodillas, y el segundo terminará en los tobillos. Te recomendamos que tengas en cuenta que estos últimos han de abarcar un cuarto de la cabeza, trazada anteriormente.

Para acabar esta forma humana continúa con los brazos, guiándote en los pasos que hiciste con respecto a las piernas. Después, los pies y las manos no requieren detalles minuciosos, solo notar que están ahí.

Vamos con el diseño de la ropa

Con el diseño de la ropa debes poner toda tu inspiración. Puedes comenzar con la caída de un vestido y, poco a poco, ir añadiendo los pequeños detalles, como los botones, los bordados, etc.

Tienes que tener en cuenta los tejidos y cómo se adaptan al cuerpo. También deberás conocer la forma en la que cae la prenda, siempre de manera natural. Piensa si el material que vas a usar será de lana, de seda, tela vaquera, etc.

Para hacer bocetos de diseño de moda es importante tener en cuenta el tipo de tela que vas a usar para tus piezas de ropa.

Tampoco te puedes olvidar de los pliegues de la ropa, sus dobleces e, incluso, las arrugas tan normales que se crean en un vestido holgado. Siempre puedes fijarte en fotografías de las diversas pasarelas. Ten contigo, para estos casos, varios tipos de reglas.

Teniendo presente lo anterior, deberás aplicar los diferentes estampados, a menos que busques tonos lisos. Las dobleces o los pliegues pueden confundirte a la hora de llevar a cabo la prenda. Prevé estos aspectos y comienza a dotar el boceto de color.

Ten en cuenta que cuando aplicas la tinta dejan de notarse esos trazos realizados con lápiz. Necesitas aplicar las sombras para ganar en realismo. Imagínate al modelo con ese conjunto por una pasarela y añádele complementos e, incluso, personalidad. Tal vez te interese plasmar en el papel los diferentes detalles de la ropa, dibujando otros planos.

Ahora que ya tienes una idea de cómo hacer bocetos de diseño de moda, debes tener paciencia. Con la práctica, irás mejorando el figurín. Aprenderás de los primeros fallos, que se dan con mucha frecuencia. Traza un bosquejo y ve, poco a poco, dotándolo de vida.