Existen distintos tipos de narrador en la literatura. Como sabes, esta figura es esencial en el contexto de una historia. Ten en cuenta que está presente a lo largo de toda la trama. Por tanto, informa al lector de detalles relevantes en relación con el argumento y también puede ocultarle información.

Si te interesa aprender más sobre escritura, consulta nuestra oferta formativa en escritura y narración. Te enseñaremos no solo qué tipos de narradores puedes usar en cada momento; también cómo crear personajes y usar todas las técnicas para sacar el máximo partido a tu historia.

¿Qué es el narrador en literatura?

En primer lugar, debes saber que el narrador es la figura que se integra en el contexto de una obra. Y, como indica su propio nombre, influye de forma positiva en la narración. En primer lugar, comunica información relevante para el lector. De hecho, el narrador tiene su propia voz. Sin embargo, su presencia adquiere perspectivas diferentes.

El escritor crea todos los detalles de la obra. Y también decide cuál es el tipo de narrador que mejor se ajusta a las características de la composición. En síntesis, su papel es clave para aclarar y explicar datos relevantes.

¿Cuáles son los diferentes tipos de narrador en la literatura?

Como ya sabrás, en literatura hay diferentes tipos de narrador, cada uno con sus características. A continuación, te los damos a conocer.

En tercera persona

Generalmente, su voz se presenta como ajena a los hechos ocurridos en la trama. No forma parte directa de aquello que acontece. Sin embargo, conoce perfectamente lo que ha sucedido y, también, a los personajes. No influye con sus decisiones en la evolución del relato. Ten en cuenta que su posición es la de un observador. Es un perfil de narrador que se presenta de forma habitual en numerosos cuentos clásicos para niños.

¿Cuáles son sus características? Es omnisciente. Eso significa que sabe absolutamente todo del protagonista y demás personajes. Incluso, sus secretos. Además, puede profundizar en sus pensamientos y sentimientos. Su voz aporta un toque íntimo al relato. Por ello, describe a los participantes de la trama con precisión.

En primera persona

En este caso, el narrador forma parte de la historia. De algún modo, está relacionado con los hechos más relevantes de la trama. Y está directamente implicado en aquello que cuenta. No actúa como un observador externo, como en el caso anterior. Por el contrario, su posición en la obra es interna. Generalmente, es uno de los protagonistas de la trama quien actúa, también, como narrador.

Es una fórmula que puedes encontrar en la escritura autobiográfica. Por ejemplo, en aquellas obras que tienen la estructura de un diario o de una sucesión de cartas. La tregua de Mario Benedetti es una obra contada en primera persona.

El narrador testigo

Su voz también se desarrolla en primera persona. Sin embargo, el papel que adquiere en la trama no es el de un protagonista. Sí está vinculado con lo que acontece, pero ocupa la posición de un espectador externo. Alguien que fue testigo de una situación por alguna circunstancia concreta.

Como consecuencia de ello, comparte la información con el lector. Pero el núcleo de lo ocurrido gira en torno a terceros. Él no ocupa un papel principal en lo expuesto, como sí sucede en el caso del narrador protagonista. De hecho, en este último caso, sus comentarios están acompañados por la subjetividad. Pues bien, la voz del narrador testigo está presente en las historias de Sherlock Holmes.

Características del narrador en segunda persona

No es la fórmula más utilizada en la literatura. Sin embargo, aporta un matiz muy especial a la obra. En este caso, el narrador se dirige constantemente al lector. Es una voz que resulta habitual en el género epistolar. Como sabes, el contenido de la composición se estructura en forma de carta. Una forma de comunicación escrita que, por sus propias características, apela de forma directa al interlocutor. A pesar de sus características positivas, es uno de los tipos de narrador menos utilizado.

Características de un narrador en monólogo interior

Es habitual que el narrador cuente la historia en primera, segunda o tercera persona. Y también puede adoptar la forma de un monólogo interior. En este caso, se produce un diálogo con uno mismo del que el lector es partícipe a través de la lectura. ¿Cuándo se utiliza en la narración? Es una voz que introduce reflexiones y pensamientos.

Como puedes comprobar, es uno de los tipos de narrador que está presente en la novela. A través de este enfoque, es posible exponer la complejidad de los pensamientos de uno de los personajes. Y, en consecuencia, se produce un acceso al mundo interior del mismo. De este modo, el lector descubre cómo afecta una situación al protagonista. Es decir, no solo sabe el hecho que ha ocurrido en la trama. También es consciente de su efecto en la vida del personaje.

Claves para saber definir el narrador en un relato

Para profundizar en el contenido de una obra, no solo puedes realizar un análisis detallado de sus personajes. También puedes identificar la presencia del narrador. En primer lugar, lee con detenimiento la obra. Y, después, vuelve a releer con calma distintos fragmentos de la narración. ¿Desde qué punto de vista se cuenta lo ocurrido? Es uno de los primeros aspectos que puedes identificar. Para descubrir la voz que utiliza, pon especial atención a las formas verbales empleadas en la escritura. De este modo, observas si el narrador habla desde alguno de los siguientes puntos de vista: yo, tú o él. Es decir, primera, segunda o tercera persona.

Además, hazte diferentes preguntas para concretar cuál es el narrador presente en la historia. ¿Es alguien que forma parte de la trama como parte implicada en el argumento? ¿Cuánto sabe de lo personajes que componen el relato? Es recomendable que cultives el tiempo de la lectura como un hábito frecuente en tu vida. Al entrar en contacto con diferentes géneros literarios y autores, adquieres una visión más amplia de la narración.

A través de la consulta de diferentes fuentes, tienes la preparación necesaria para identificar los tipos de narrador. Por otra parte, para profundizar en la obra, lee reseñas especializadas sobre esa publicación. Por medio de otras referencias, obtienes una perspectiva que te permite captar nuevos detalles.

Por tanto, existen distintos tipos de narrador en la historia de la literatura. Recuerda que el escritor de una obra elige de una forma intencional la fórmula más adecuada. Ten en cuenta que un libro puede cambiar por completo si se modifica el tono de la narración.