El diseño de calzado es un punto clave dentro del universo que engloba la moda. Los zapatos van a definir, en gran medida, el resultado final del conjunto que vayas a llevar. ¿Sabes que su producción guarda muchas diferencias con respecto a la del resto de prendas? Se trata de un ámbito que requiere especialización. Por eso, en este post queremos hablarte sobre cómo es el camino que debe recorrer un diseñador de calzado. Además, no te pierdas nuestro Máster en Diseño de Moda y Complementos + Máster Personal Shopper para convertirte en un diseñador de éxito. ¿Nos acompañas?

1. Desarrolla tus conocimientos

Cuando hablamos de diseño de moda, muchas veces creemos, a la ligera, que aprender a diseñar te capacita ya para crear prendas largas, pantalones, bufandas o cualquier otro complemento. Sin embargo, la especialización marca la diferencia.

Puedes verlo también en las marcas de ropa. Muchas de ellas están dejando de producir de todo para centrarse en unos pocos artículos. Por ello, especializarte en el diseño de calzado puede ser una excelente opción para ti.

De ahí que el primer paso para definir tu estilo de diseño sea la educación. Hay muchos aspectos que tendrás que aprender. Dominar bien la forma del pie, las texturas, contornos, colores, así como conocer los diversos enfoques desde los que, históricamente, se ha trabajado el calzado. Todo para que puedas ser capaz de desarrollar un producto original. Piensa que la moda exige innovación, y para crear algo nuevo primero hay que entender a la perfección qué es lo viejo.

2. Enfócate en un sector

Del mismo modo que muchas marcas de ropa se especializan, también tú tendrás que hacerlo. La primera decisión que tendrás que tomar es la siguiente: zapato masculino o femenino. En este complemento en concreto las diferencias entre uno y otro son más que notables. No son lo mismo unos zapatos Oxford que unos tacones altos. Por ello, debes comenzar por encontrar poco a poco tu espacio.

Una vez tengas claro a qué segmento de mercado vas a dirigirte, deberás tratar de cubrir algunos sectores algo más concretos. Piensa en el calzado deportivo, de noche, de calle, intermedio, botas… Existe una gran variedad de modelos y todos ellos te exigen tener un dominio absoluto sobre su categoría. En este sentido, tienes que empezar a pensar en tus gustos, en tus prioridades y habilidades.

Otro requisito indispensable es que prestes atención a lo que te rodea. Tienes que comprender, por un lado, el funcionamiento de la industria del calzado. Cómo colocar tus productos, el proceso de producción, así como saber leer las tendencias actuales, qué es lo que se lleva y qué tipo de zapatos van a tener una mayor representación en el futuro.

Como ves, una vez hayas encontrando el sector en el que te quieres asentar llega el momento de dominarlo, ahondando en sus entresijos y detalles más técnicos.

3. Aprende sobre diseño de calzado

Probablemente, se trata de la parte más difícil e interesante. En este sentido, se te exige creatividad e ideas refrescantes continuamente. Distinguimos dos partes:

– La técnica. Es necesario que aprendas a manejar un buen software de diseño con el que ejecutar tus ideas y transportarlas a la realidad. En el diseño de calzado las nuevas tecnologías son fundamentales, tanto en producción como en creación. Por ello, la parte docente en este apartado resulta especialmente útil. Cuantas más herramientas y mecanismos seas capaz de dominar y gestionar, mayor facilidad tendrás para exponer tus ideas. Y, cómo no, de llevarlas a cabo.

– La parte creativa. Por lo general, suele ser la parte más entretenida, aunque también la más complicada. Sacar ideas es algo que se entrena, dado que existen métodos y ejercicios que estimulan esta creatividad.

Sin embargo, aquí todo el peso se sitúa en tu imaginación y en tu capacidad para saber hacer las cosas como se espera. Como imaginas, los profesionales del sector atesoran sus propios trucos que te pueden explicar y que te servirán en la generación de un discurso propio en el mundo de la moda.

4. La búsqueda de trabajo

Llegada esta fase, el proceso natural de maduración de tu marca de diseño pasa por estos estadios.

Un buen currículum

Debes disponer de unos estudios y de una serie de conocimientos que certifiquen que puedes diseñar calzado. Conocer los programas de creación, poseer cierta experiencia o conocimientos, explicar los trabajos que hayas realizado, etc. Todo ello te será útil para que las empresas y los grupos de trabajo puedan ver tus habilidades. Y, por tanto, puedan juzgar si encajas o no con el proyecto en el que están inmersos. El currículum será tu carta de presentación, por lo que resulta necesario que dediques tiempo a su preparación.

Un portfolio

No siempre se exige experiencia laboral. El talento no se consigue necesariamente con la práctica. Si tus diseños valen y son interesantes, las marcas querrán trabajar contigo. Para ello, necesitas disponer de un portfolio en el que puedan ver tus principales trabajos, ideas o diseños. En consecuencia, precisas una cierta trayectoria y trabajar duramente en tus propuestas.

Desarrolla tus proyectos

Ser proactivo es esencial. Muévete, ve a tiendas, habla con profesionales del sector, contacta con compañeros, propón ideas. Piensa que nadie va a dirigirse directamente a ti, y que es imprescindible crear una red de trabajo en la que puedas, por fin, desarrollar tus proyectos y diseños.

Red de contactos

Otro elemento clave es conocer a gente de ese pequeño mundo. Productores, distribuidores y profesionales del sector. Llamar a sus puertas para que sepan que existes. Nuevamente, la educación se presenta como un elemento decisivo a la hora de garantizar tu éxito y tu futuro puesto. Hacer prácticas, tener ideas o haber realizado cursos te dará la oportunidad de entrar en contacto con compañeros e ir desarrollando un mapa del sector del calzado en tu territorio. De este modo, sabrás con quién debes hablar cuando llegue el momento.

En definitiva, el diseño de calzado exige conocimientos y trabajo duro. Con unos estudios pertinentes puedes dominar la parte técnica para concentrarte después en la más creativa y estimulante. Y, así, conseguir un trabajo en aquello que te apasiona. Como ves, los contactos, las búsqueda de ideas y los conocimientos son los pilares esenciales para lograrlo. ¿A qué esperas para emprender tu aventura?