La profesión de personal shopper está en auge. Cada vez más personas emplean sus servicios y empiezan a familiarizarse más profundamente con el mundo de la moda. Lo cierto es que la proyección de un personal shopper empieza a ganar valor. Por un lado, las personas aceptan más su existencia. Y, por el otro, empiezan a entender las posibilidades que les da contar con sus servicios. ¿Tú ya las conoces? Matricúlate en nuestro Máster en Patronaje y Diseño de Moda + Máster en Personal Shopper y conviértete en uno de ellos. Y sigue leyendo porque te explicamos todos los detalles sobre esta figura ya casi imprescindible entre los más fashionistas.

 

Ventajas de contar con un personal shopper

¿No te ha pasado nunca de abrir tu armario y no saber qué ponerte? ¿Vives de tu imagen y muchas veces dudas sobre qué te puedes poner o no? ¿Tu trabajo y tu vida diaria no te dan tiempo suficiente para ir a comprarte ropa nueva cuando la necesitas? Estos son algunos de los muchos casos en los que un shopper particular se vuelve necesario. Ahora que conocemos el contexto, veamos sus posibilidades.

 

Clases básicas para vestir bien

Todos hemos cometido aberraciones en lo que a vestimenta se refiere, y lo más probable es que, en alguna ocasión, tú también. Si no quieres pasar de nuevo por una escena así ni llamar la atención en las fiestas, esta es tu solución. Un profesional te puede orientar sobre qué llevar y qué no. Los conjuntos de moda, las prendas de temporada, los colores que se usan… De golpe tienes al alcance toda esa información. Y, además, alguien que te ayuda a utilizarla.

 

Desarrollar tu imagen personal

La ropa que llevas dice mucho de ti. Ya sea de tus gustos o de tu forma de ser. De hecho, la ropa se lleva bien cuando acompaña a tu personalidad. Si quieres desarrollar una buena imagen y primera impresión, tienes que vestirte acorde a lo que quieres transmitir. Para ello, una persona externa con conocimientos puede ser de gran ayuda. ¿Cómo? Muy fácil. Explicándote qué potencia las mejores partes de tu cuerpo y de tu rostro y qué no. Además, podrá entender qué quieres transmitir y ayudarte a emitir esos mensajes.

 

Por una vez irás a la moda

¿Llegas siempre tarde a los cambios de temporada? ¿Sigues llevando prendas de hace varios años? Es algo absolutamente normal. Tienes tu vida, tus obligaciones y poco tiempo para fijarte en tu armario. Por eso, contar con alguien que sí lo haga te ayudará a vestirte mejor. ¿Y en qué se traduce esto? En una mejor imagen y, por lo tanto, mejores resultados en tus relaciones sociales.

 

Ahorro en prendas

¿Te pierdes siempre las rebajas, no te enteras de cuándo son? ¿No sabes qué tiendas venden más barato? Pues los profesionales que se dedican a la moda sí que lo saben. No solo te ayudarán a encontrar las principales ofertas. También estarán atentos a las que vayan saliendo para avisarte a tiempo. Y que de esta manera puedas hacerte con los mejores modelos. Y al mejor precio. ¿En qué se traduce esto a final de mes? Fácil. En un ahorro importante de dinero para tu bolsillo. Y también en un armario más a la moda, claro.

 

¿Quieres ser personal shopper?

Si estás leyendo esto puede que no necesites saber los beneficios de estos profesionales. Puede que quieras convertirte en uno. Al fin y al cabo, se trata de una profesión con buena proyección y que cada día es más demandada. ¿Te apetece probar en el mundo de la consultoría de moda? Te damos unos consejos para lograrlo.

 

Tienes que saber de moda

Prestar atención a los blogs y revistas especializadas. Comprender las tendencias, y no solo las que te gusten a ti. Busca también los cambios estéticos de las tribus urbanas o de determinados perfiles. Mujeres empresarias, hombres de negocios, gente del mundo de la moda… Saber es poder, y si quieres que confíen en tus servicios tienes que demostrar un conocimiento absoluto sobre el panorama.

 

Utiliza tus redes sociales

Tienes que dar muestras de tu trabajo, y nada mejor que enseñar la forma en la que combinas la ropa, los accesorios o elementos que te llaman la atención, etc. Es decir, tus redes sociales son el escaparate de tus conocimientos y de tu trabajo. Por lo tanto, utilízalas con inteligencia y empléalas para que la gente pueda ver lo que conseguiría en caso de contratar tus servicios.

 

Relaciónate con tiendas

Cuando se contrata un shopper muchas veces se hace por las ofertas que este puede llegar a conseguir. Por lo tanto, es imprescindible que contactes con algunas de las principales tiendas de tu ciudad. No busques solo grandes marcas, céntrate también en otro tipo de creadores que pueden ofrecer un trabajo más personalizado. Piensa que tendrás todo tipo de clientes, y que cada uno va a exigir un trabajo diferente. Por lo tanto, cuantos más contactos tengas, mejores resultados podrás ofrecer.

 

No olvides la originalidad

Piensa que la moda no solo tiene que ver con tendencias y con prendas de temporada. También influyen mucho la originalidad y la capacidad de arriesgarse. Si quieres destacar en lo tuyo, necesitarás apostar en ocasiones por ideas mucho más atrevidas. Piensa que eso definirá también tu estilo. Puede ser un color, un complemento estrella… La cosa es que puedas encontrar algo que le dé personalidad a los looks que vayas diseñando.

 

La tendencia también se crea

No todas las modas son impuestas. También se crean. Y tú, al ayudar a la gente a comprar su ropa, también puedes involucrarte en ese proceso. Por tanto, es fundamental que trates de posicionarte y de mantenerte en vanguardia. Esto no es sinónimo de excentricidad, solo de adelantamiento. De esta manera, tus clientes te preferirán a ti, ya que habrás demostrado que eres capaz de anticiparte a la moda. Y así conseguirás hacerte un nombre dentro del sector.

En conclusión, un personal shopper es una figura profesional que cada día está ganando un mayor recorrido. Si te interesa enfilarte hacia este oficio, no te pierdas nuestro curso. Su contenido te permitirá adquirir con precisión y detalle las competencias necesarias para trabajar en este sector.