Si vas a comprar agujas de tatuar, debes tener en cuenta varias características en función a lo que esperas. Lo primero que has de vigilar es la calidad del material y que este proceda de una tienda de tu confianza. Por ello, una aguja debe estar bien empacada y debidamente esterilizada. Pero, ¿qué tipo necesitas comprar? A continuación te resolvemos la duda.

Los tipos de agujas que puedes encontrar

A la hora de hacernos un tatuaje tan solo requerimos una aguja cualquiera y la tinta o pigmento. Sin embargo, no es todo tan sencillo, y eso lo sabe un especialista. Existen diferentes tipos de agujas que puedes elegir, en función del efecto que pretendas dar a tu tattoo. Del mismo modo, hay muchas tonalidades de pigmentos para aplicar.

Si comienzas en el mundo del tatuaje como tatuador, has de fijarte en los diferentes tipos de aguja. Si tienes pensado montar un negocio te interesará adquirirlas todas. Si lo haces por afición, igualmente estás obligado a mantener una buena higiene.

Una vez hayas conseguido los guantes y la mascarilla, te falta lo más importante. Es necesario que tomes conciencia de que, para tus clientes, precisas agujas de un solo uso. Así mismo, debes saber identificar los diferentes tipos que existen en el mercado.

Round liner (RL)

Se definen por ser agujas en círculo. Pueden llegar a juntarse hasta veinte agujas soldadas en esta posición circular. El objetivo de la aguja round liner (RL) es definir trazos perfectos. De esta forma, la puedes utilizar para crear líneas o contornos bien determinados.

Se puede decir que esta es la aguja que todo tatuador tiene. Es la primera que se suele comprar, debido a su gran utilidad.

Round shader (RS)

Muy parecida a la anterior, la aguja round shader se define como un conjunto de agujas soldadas también en círculo. La diferencia con la RL es la separación entre las agujas. En este caso es mayor el espacio, lo que la hace idónea para crear colores y sombras.

La RS debe aplicarse en pequeños tatuajes para que su trazado sea perfecto. No se recomienda en mayores superficies, dado que puede generar heridas.

Aguja flat

La aguja flat la reconocerás porque aparece soldada de manera lineal, sin mostrar espacio entre las agujas. Puedes toparte con infinidad de tipos de agujas, en función de las necesidades que presentes.

Esta aguja sí es perfecta para superficies extensas, porque posibilita rellenar de color o sombreados grandes tatuajes. También facilita la creación de degradaciones y de detalles de todo tipo.

Aguja magnum

La aguja magnum podría equipararse a dos agujas flat unidas. Su peculiaridad es que las dos líneas paralelas van intercalando agujas, aunque una línea presenta una aguja menos.

Esta es una de las agujas de tatuar más demandadas por los expertos del tatuaje. Al favorecer el rellenado de color en espacios extensos, así como los contornos sombreados de gran extensión, llega a ser muy usada. Puedes adquirir una magnum de cinco agujas, como mínimo, y con un máximo de 49.

A su vez, la magnum se clasifica en dos modalidades bien definidas:

– La M1 presenta una soldadura más espaciada, usada especialmente para mejorar los trazados.

– La M2 tiene una soldadura unida entre las agujas. Es perfecta para rellenar, de este modo, las grandes superficies que mencionábamos antes.

Aguja magnum curva

La magnum curva es otra aguja muy necesaria en tu colección. Gracias a ella podrás llevar a cabo tatuajes en zonas delicadas del cuerpo. Son muchas las personas que eligen un tattoo en lugares íntimos que, irremediablemente, suelen ser muy sensibles. Para estos casos dispones de este tipo de aguja, también conocido como “lengua de gato”. Recibe este segundo nombre porque su pincel evoca a esta forma.

La aguja magnum curva se diferencia, como su nombre indica, por mostrar una curva degradada. Adquiere el nombre de “magnum” por poseer dos líneas de agujas paralelas, con las mismas características que la anterior descrita. Del mismo modo, puede estar formada por 5 hasta 49 agujas soldadas.

Además de no ser tan agresiva para la piel, permite crear unos contornos muy bien definidos y es idónea para los degradados y sombreados.

Otros detalles para efectuar una mejor técnica en el tatuado

Resulta conveniente que conozcas los distintos tipos de agujas de tatuar que existen. Como has visto, de acuerdo con la modalidad de aguja podrás crear los contornos, las líneas y el relleno. Asimismo, deberás usar una diferente según la sensibilidad de cada área del cuerpo a tatuar.

Pero existen más detalles que debes tener en cuenta y que harán posible que consigas una técnica perfeccionada.

Agujas de cartucho

Este tipo de agujas tiene relación con la máquina que estés utilizando o que vayas a manejar. Nos hallamos ante un adelanto tecnológico relevante. No solo te proporciona mayor seguridad a la hora de manipular las agujas, sino que a través de ella mostrarás a tus clientes tu profesionalidad.

La reconocerás por su molde plástico, en el que quedan almacenados los restos de pigmentos y de sangre tras su utilización. Son igualmente desechables y hallarás, sin dificultades, todos los tipos de agujas que requieras.

La elección del diámetro

Además de seleccionar el tipo de agujas que necesites, debes tener presente el diámetro de las mismas. Así, las tienes desde los 0,20 milímetros hasta los 0,35 mm. Por lo general, hay cuatro tipos, que son las más empleadas por los profesionales y abarcan los números 6, 8, 10 y 12.

La del 10, que es de 0,30 mm, se utiliza para delinear mientras que la 12 es la preceptiva en todos los establecimientos de tattoos.

La punta de las agujas

Otro aspecto decisivo a la hora de tatuar es el punto de longitud de la aguja. Cuanto más corto sea, el trazo también lo será. El más corto suele ser de 1,5 mm y el más largo de 7 mm. El estándar de longitud se sitúa en los 2 mm.

Selecciona la longitud de cada punta en función del tamaño del tatuaje que vayas a realizar.

Como ves, las agujas de tatuar que necesitas adquirir son muy variadas. Si piensas convertirte en profesional, requerirás todos los tipos expuestos aquí. ¿Has tomado buena nota?