Las galerías de arte son espacios culturales que se suelen encontrar en cualquier municipio. Seguramente has visitado alguna, aunque denominada como “sala de exposiciones”; la función es la misma. Los artistas pueden ser invitados a presentar sus obras o, por el contrario, pueden alquilar una zona para exponerlas. Las funciones de estos espacios tienen que ver con el tipo de galerías que hay. A continuación, te exponemos más detalladamente su funcionamiento.

Si te apasiona el mundo del arte y al acabar este artículo te imaginas siendo comisario de una exposición de arte, no cierres esta página todavía. Echa un vistazo a nuestro Curso de Tasación de Obras de Arte. Estudia a tu ritmo para conseguir tus aspiraciones profesionales.

Las galerías de arte, un espacio fácil de encontrar

Muchas galerías de arte pueden realizarse de manera improvisada, sin necesidad de que ocupen un espacio permanente. Muchas empresas e instituciones, con el fin de promover el arte o el mercado, instalan una eventualmente. Así, es normal que encuentres diferentes fundaciones que ofrecen a su público esta atracción, a veces buscando un beneficio económico.

Espacios públicos y privados exponen continuamente obras de arte de cualquier tipo. Se busca llamar la atención del usuario, en ocasiones para buscar publicitarse. En función de la institución o empresa que esté detrás de la exposición, encontrarás autores más o menos famosos.

Para muchos artistas noveles, la galería es su oportunidad de darse a conocer y obtener una crítica positiva. Algunos pueden comenzar pagando un espacio en cualquier restaurante, hotel o edificio para este fin. En caso de tener buena aceptación, gozarán de la suerte de ser llamados para exponer en una galería más especializada.

Son muchos municipios los que tienen una casa de la cultura, promovida por la alcaldía, siendo su fin acercar el arte. En ciudades más grandes, es más sencillo encontrarnos con edificios exclusivos para exposiciones. Al final son los usuarios quienes, con sus visitas o interés por determinadas obras, otorgan fama a los autores nuevos.

Tipos de galerías

Es normal que una galería pueda confundirse con un museo. Muchas veces no existen diferencias entre uno y otro. El término “galería” fue utilizado por primera vez en Italia, en el palacio denominado Galería Uffizi. Este alberga obras importantes de la historia del arte, de autores reconocidos, como El Greco, Botticelli y Leonardo da Vinci.

Además, las galerías de arte se pueden calificar en varios tipos. Estos tienen que ver con el tipo de obra que exponen, así como la finalidad que se busca. Es posible que hayas visitado una alguna vez en tu vida.

Galería de arte contemporáneo

A pesar del nombre que recibe este tipo de galería, puede llegar a exponer a autores del pasado y obras clásicas. Muchas de estas galerías las encontramos en espacios públicos o entidades privadas.

Por lo general, tendrás la oportunidad de visitar una de manera gratuita. Aunque, en caso de que presenten obras clásicas cabe la posibilidad de que haya que pagar por entrar.

Dentro de estos espacios puedes llegar a ver salas permanentes, con obras adquiridas por sus dueños. También es normal que veas un espacio temporal, dedicado a exhibiciones periódicas, con obras que han podido ser prestadas.

Del mismo modo, encontrarás exposiciones de un solo autor o, en su caso, de diferentes autores. Todo depende de la intención que busquen los dueños o directores de las mismas.

Galería de arte comercial

Este tipo de galerías de arte pueden localizarse en diferentes lugares. A veces en salas de exposiciones fijas u, otras veces, en exhibiciones improvisadas. Como su propio nombre indica, hay un fin mercantil. Se persigue la venta de obras de arte, ya sea a través de un precio fijo o subastado.

Este espacio da la oportunidad para que cualquiera pueda adquirir diferentes obras. Esto, a su vez, permite que un determinado autor gane en prestigio, aumentando así el precio de sus obras futuras.

Dada su función mercantil, la entrada a dichas exhibiciones suele ser gratuita, para lograr una máxima audiencia. Es más común que encuentres estos espacios en grandes ciudades. Muchos autores desean que sus creaciones sean expuestas en galerías de prestigio internacional, como The Saatchi Gallery, en Londres.

En Estados Unidos puedes encontrar la Gagosian Gallery, que se divide en varias sedes. Es famosa por sus subastas, llegando a albergar obras de Henri Matisse.

Galería de alquiler

Muchas de estas galerías de arte que se alquilan llegan a cumplir la función de las comerciales. La distinción está en que el autor o los autores deben invertir para promocionar sus creaciones. A veces, encontrar el espacio adecuado para exponer puede ser complicado. Por suerte existen empresarios interesados en dichas exposiciones. No solo sacan provecho (si lo consiguen) los autores, sino que ciertos negocios salen beneficiados por la afluencia del público.

De ahí, es normal encontrarte con fundaciones que promueven la cultura, ofreciendo un espacio destinado al arte. Este, en ocasiones, permite ser alquilado, al mismo tiempo que promociona la marca de una empresa.

En función al espacio, puede ser alquilado por un solo artista o varios. La inversión se convierte en una opción válida para todo aquél que busque un reconocimiento.

Galería itinerarias

Hoteles, bares y restaurantes son algunos de los negocios que se prestan a exponer obras de autores desconocidos. Estos suelen buscar dos cometidos, darse a conocer y vender sus obras para que su firma gane poder adquisitivo.

Por itinerarias también se conocen las que no conservan un lugar fijo. Así te puedes encontrar una galería de este tipo en espacios abiertos. Con suerte, podrás conocer a los autores personalmente y, quizás, te ofrezcan sus servicios.

A veces atienden a una temática específica o llegan a representar solamente a autores de una determinada escuela. No siempre tienen un fin comercial, siendo un lugar, en ocasiones, donde se exhiben trabajos no profesionales.

El funcionamiento de las galerías

Como has podido ver, en función a las obras que se exponen, las galerías funcionan de manera diferente. Algunas, al igual que los museos, contienen obras propias, de autores famosos. Estas suelen acordar con distintas instituciones el intercambio de obras, de modo temporal, para lograr una mayor entrada.

Otras galerías ofrecen sus servicios a creadores noveles, alquilando sus instalaciones. Por lo general, estas pertenecen a entidades privadas.

Existen galerías de arte con un prestigio elevado, que dan la oportunidad a autores que han comenzado a darse a conocer. Apoyándole con la venta de sus obras, buscarán un beneficio económico mutuo.

Las galerías de exposición artística implican un beneficio social, no solo para los creadores que buscan el prestigio. También se encargan en transmitir la cultura al pueblo, permitiendo el acercamiento a obras antiguas y contemporáneas.