Encontrar la inspiración para escribir, en ocasiones, es una tarea complicada. Hay veces que, simplemente, no vemos el momento. Otras, por el contrario, tenemos una idea, pero cuando pasa un rato, ya no nos parece tan interesante como al principio.

Algunos dicen que la inspiración va por épocas. Sea como sea, te mostramos una serie de consejos que te ayudarán a sacar partido a tus ideas de escritor cuando creas estar en tu peor momento. También puedes echar un vistazo a nuestro Curso de Escritura Online. Podrás esgrimir tu pluma artística por medio de diferentes ejercicios y conceptos teóricos para conseguir tu propio estilo narrativo.

El hábito es el mejor compañero de la inspiración para escribir

Lo fundamental para encontrar la inspiración a la hora de escribir es crear un hábito. La inspiración no hay que forzarla. Sin embargo, tampoco hay que quitarse la preciosa costumbre de escribir, aunque sean unas simples líneas cada día. Hazlo incluso cuando parezca que no tienes nada interesante que decir.

1. Lee mucho

Todo buen escritor ha leído muchos libros en su vida. No se trata de que leas estando pendiente de lo que puedes sacar para tu próximo libro o escrito. Consiste en que disfrutes de la lectura. Leer un libro suele ser una experiencia muy placentera. Proporciona técnicas y recursos literarios, que irás adquiriendo sin darte cuenta. Además, como toda experiencia placentera, será inspiradora.

2. Busca tu lugar

Todo escritor cuenta con su lugar para escribir. Intenta que sea un sitio cómodo y que no te genere ansiedad. Un lugar que te recuerde que tienes tareas pendientes o que esté caótico no suele ser inspirador, aunque, como todo, eso depende de cada persona.

Es importante que el lugar que elijas esté separado de otros espacios. Por ejemplo, es poco probable que si estudias o trabajas en casa, el mismo sitio en el que realizas tus obligaciones te sirva para escribir. De hecho, puede que empieces a ver la acción de escribir como una obligación en lugar de como un hobbie, y no hay nada que robe más la inspiración a un escritor o a un artista que eso.

3. Piérdele el miedo al papel

Perder elmiedo al papel, o al word, es muy importante. Además, el miedo al espacio en blanco es algo que, por desgracia, le ocurre a una gran parte de los escritores. Olvídate de tus miedos y da el primer paso. Será más fácil después del primer párrafo.

Piensa que en principio estás escribiendo para ti, por lo que da igual que escribas tres frases sin conexión y que no tengan sentido entre ellas. Cuando menos te lo esperes, encontrarás la inspiración en alguna de ellas. ¡Lánzate, es tan solo papel!

4. Conectar tus propias ideas

La inspiración cuando queremos escribir también puede venir de conectar ideas que no tengan nada que ver entre sí. Lee textos o fragmentos que hayas escrito en el pasado. Trata de que tengan conexión entre sí, aunque al principio no fuera tu idea y los hubieras escrito para fines totalmente diferentes. Muchas veces acabas creando una trama o una gran obra de arte sin esperarlo. Quizá gracias a ello logres crear un texto del que sentirte más que orgulloso.

5. Lleva contigo algo donde apuntar

Es uno de los consejos más clásicos para encontrar la inspiración para escribir. También es uno de los más importantes y de los que menos se cumplen. Muchas veces, llevar un cuaderno contigo puede dar pereza. Lo que es seguro es que, si no lo haces, luego no te acordarás de las ideas que se te vayan viniendo a la cabeza. Lleva siempre una libreta contigo.

Muchas veces, el problema de este consejo es el de las prisas, pues vamos a todas partes corriendo. No obstante, piensa que, en realidad, ni siquiera hace falta que lleves un cuaderno en sí. Es suficiente con tus notas del móvil o un grupo de WhatsApp donde contar tus reflexiones. Si tienes tiempo para escribirle un mensaje a esa persona, lo tienes para apuntar. ¡Lo importante es escribir!

6. «Si un escritor deja de observar, está perdido»

Esta frase la dijo Ernest Hemingway, y tenía razón. Además, se puede seguir aplicando a día de hoy. Cuando vayas por la calle, intenta desconectar tu teléfono y centrarte en las pequeñas cosas. Escucha conversaciones, observa a tu alrededor, analiza comportamientos, ambientes y dinámicas inspiradoras.

La inspiración está en cualquier rincón, tal y como demostró Antonio Muñoz Molina en uno de sus últimos libros, Un andar solitario entre la gente, donde literalmente plasmó este consejo.

7. Relájate y disfruta

La escritura debería ser un acto de placer. Aunque sea una obligación en algunos casos, escribir se hace, normalmente, por vocación. Por eso, si sientes que estás llevando a cabo una obligación en lugar de algo placentero, probablemente no sea tu mejor momento para escribir, inténtalo un poco más tarde. Da igual que desarrolles la escritura como una forma de ganarte la vida. Los mejores resultados llegan cuando disfrutas de lo que haces.

8. Crea una atmósfera

Este consejo va de la mano del consejo anterior, pues creando una atmósfera conseguirás relajarte y disfrutar. Cada escritor sabe cómo crear la suya propia. Hay quienes escuchan música, otros comen algo que les gusta. Lo cierto es que la variedad de hábitos es infinita y hay escritores que llegan a ser realmente excéntricos.

9. Escribe para ti

Por último, y esto es algo que ya hemos mencionado como parte de otro de los consejos, escribe para ti. Si piensas en escribir para enseñárselo a los demás, coaccionarás tu propia libertad como escritor y cada vez podrás hacer menos. La escritura es personal, debe transmitir tu propia esencia. Eso es parte de su grandeza.

10. Siéntete libre

No importa qué argumento o historia hayas planeado. Escribe lo que pase por tu mente y lo que te apetezca, puedas luego aprovecharlo o no. Escribir debe ser un acto de desahogo y como tal, debe ser totalmente libre. Más adelante, si quieres, podrás interconectar las ideas que hayas tenido, pero no te coartes.

En definitiva, la inspiración para escribir puede proceder de cualquier lugar. La clave no está en el dónde, sino en el cómo. Debe ser una acción que realmente disfrutes y que dediques únicamente a ti.