La música tiene una gran influencia en el comportamiento humano, ya que ofrece una experiencia sensorial que activa todas las áreas del cerebro de forma casi simultánea. Gracias a las melodías, se desencadenan una serie de procesos que activan todo el cerebro y que a la vez afectan directamente a las capacidades cognitivas y emocionales. Ahora bien, para sacarle el mayor provecho a la música y usarla como terapia es necesario contar con un musicoterapeuta. Este profesional se encarga, entre otras cosas, de utilizar los beneficios de la música para aplicaros en programas de educación, bienestar y rehabilitación.

Así pues, si quieres saber más sobre este perfil profesional, sigue leyendo. En este post te daremos a conocer las tareas que realiza, las aptitudes más valoradas en él y más. Y recuerda que puedes especializarte en esta terapia a través del máster en musicoterapia.

Quién es el musicoterapeuta

En primer lugar, debes saber que la musicoterapia se trata de una terapia basada en intervenciones musicales para abordar necesidades emocionales, cognitivas, sociales e incluso físicas en las personas. Así pues, la terapia musical mejora la comunicación, el aprendizaje, la expresión o el movimiento de una o varias personas, ya que se puede aplicar tanto a nivel individual como grupal.

Por otro lado, el musicoterapeuta es el profesional que cuenta con los conocimientos necesarios para convertir la música en terapia. Para ello, según las necesidades de cada persona, sigue un proceso en el que utiliza la música y sus elementos, como instrumentos, melodías, ritmos o sonidos, como herramientas de trabajo y de mejora de las capacidades de cada persona. Asimismo, el musicoterapeuta utiliza diferentes técnicas adaptadas a cada individuo, como el uso de juegos en el caso de los niños, para favorecer el proceso.

Beneficios de la musicoterapia

Además de ser una fuente de entretenimiento, la música tiene grandes beneficios para la salud física y mental de las personas. Por ejemplo, contribuye en la estimulación de la atención y la imaginación, así como para mejorar la memoria y la capacidad para expresarnos. También sirve para relajarnos, mejorar la coordinación, el equilibrio e incluso como vía de aprendizaje para los más pequeños.

Qué funciones desarrolla un musicoterapeuta

Como hemos mencionado, el especialista en musicoterapia ayuda a las personas con dificultades, ya sean físicas, mentales, emocionales o de comunicación, a expresarse, superar problemas y aumentar su potencial a través de la música y todos los elementos que la componen.

El musicoterapeuta trabaja con una gran variedad de personas de todas las edades, siendo los que más se benefician de esta terapia aquellas personas con discapacidades físicas o de aprendizaje, así como con dificultades para expresarse o con problemas de salud mental, adicción, ira o estrés.

En su día a día, el musicoterapeuta se encarga de:

  • Evaluar el bienestar emocional, salud física, habilidades cognitivas y comunicativas a través de respuestas musicales.
  • Diseñar sesiones musicales según las necesidades de cada usuario.
  • Hacer seguimiento de la evolución de cada individuo.

Cabe destacar que, para la planificación y diseño de terapias musicales, el musicoterapeuta hace uso de la improvisación musical, la escucha, la composición de canciones, así como de la unión de la música e imágenes o de actividades que fomenten la interpretación y el aprendizaje a través de melodías.

Salidas profesionales en musicoterapia

El experto en musicoterapia suele ejercer en una gran variedad de entornos, destacando los centros y hogares para personas de la tercera edad, centros de día, de salud y salud mental privados. También puede ofrecer sus servicios en asociaciones u organizaciones dedicadas a la atención de personas con discapacidades, en centros de rehabilitación o espacios de ocio, aprendizaje y desarrollo infantiles.

Perfil profesional y competencias del musicoterapeuta

Para desarrollar sus funciones, el musicoterapeuta debe contar con un perfil profesional sólido, tanto en conocimientos como habilidades. Precisamente, a nivel de aptitudes y competencias, este profesional destaca por:

  • Tener grandes habilidades musicales, sabiendo tocar algún instrumento.
  • Transmitir confianza y simpatía.
  • Ser paciente, empático y tener tacto a la hora de asesorar a usuarios.
  • Tener grandes capacidades comunicativas.
  • Contar con habilidades para la resolución de conflictos.
  • Contar con capacidades en organización y planificación.

Formarse en musicoterapia en Escuela Des Arts

La formación continua es clave para la mejora como profesional. Por ello, el curso de musicoterapia de Escuela Des Arts dota de todos los conocimientos teóricos requeridos en un musicoterapeuta.

A través del programa formativo del curso, el alumno adquirirá conocimientos sólidos sobre los fundamentos de la música y la fisiología y anatomía de la audición. También estudiará en profundidad todo sobre la musicoterapia y la figura del musicoterapeuta, es decir, conocerá los modelos de terapia musical, la organización de sesiones y la aplicación de esta terapia en niños, personas de la tercera edad y en trastornos y enfermedades. Además, para completar su formación, el estudiante adquirirá conocimientos en danzaterapia y otras disciplinas que utilizan los beneficios de la música, como las terapias cognitivas, PNL o la Euritmia.