La parrilla de programación es uno de los pilares fundamentales sobre los que se asienta el éxito de un canal de televisión. A continuación, te expondremos sus características principales y su utilidad entre otros aspectos.

También te recomendamos que eches un vistazo a nuestra especialización online sobre cómo hacerse productor de televisión. Aprenderás a idear estrategias para nuevos formatos televisivos y a elaborar un producto de estas características. Además, estudiarás la historia de las emisoras, para enriquecer tu conocimiento background.

Definición

Empecemos por el principio. Exactamente, ¿qué es una parrilla de televisión? Es el documento en el que se especifica el inicio y el final de cada programa que va a emitirse. Por lo general, se realiza de forma semanal, ya que en un buen número de ocasiones los formatos se repiten de forma periódica. Es importante subrayar que la parrilla se cambia de forma aleatoria por motivos de marketing o similares.

¿Qué tipo de formatos forma parte de la parrilla?

Los más recurrentes son:

– Series de televisión. Se dividen en temporadas con un número determinado de capítulos.

– Informativos. Su horario es fijo. Se suelen emitir a las tres de la tarde y a las nueve de la noche aunque también hay cadenas que los adelantan una hora.

– Películas. Lo habitual es escoger aquellas que duran menos de dos horas. También suelen emitirse las destinadas exclusivamente a televisión que tienen una duración cercana a los 80 minutos.

– Programas. Normalmente son de producción propia y, además, son los que terminan marcando el estilo de la cadena.

¿Quién se encarga de diseñar la parrilla?

El programador, bajo las recomendaciones de la dirección de la cadena. Dependiendo de si se trata de un canal público o privado, se observa siempre la importancia de la producción propia o de los informativos. Debe tener en cuenta el horario de prime time para ubicar ahí los programas que pueden generar más audiencia.

¿Cuáles son los factores que marcan el diseño de la programación?

Se pueden resumir en el siguiente listado:

– El perfil del canal. Dependerá si se trata de uno generalista o especializado. En el primer caso, cada formato marca la personalidad del canal. Las cadenas públicas presentan una programación más ligada a la información mezclada con entretenimiento. Las privadas apuestan por la opción inversa. Los canales especializados en un tema concreto tienen la ventaja de ser, por lo general, de pago y de contar con una publicidad específica.

– Económicos. Si se trata de una empresa privada, son los más importantes, ya que se busca siempre la máxima rentabilidad. La publicidad es su único ingreso y de su gestión depende el futuro de la cadena.

– Políticos. No podemos olvidar que las cadenas públicas se convierten, demasiado a menudo, en un recurso de vital importancia para los políticos. La tendencia del canal también genera audiencia por lo que resulta indispensable definirla de una manera eficiente.

– La competencia. La parrilla ha dejado de ser un documento fijo para convertirse en flexible. De hecho, suele cambiarse el mismo día dependiendo de lo que hagan los rivales. Por lo general, se trata de estrenos que puedan restarle audiencia al otro canal o de cambios de día de una serie o programa.

– La audiencia. No deja de ser el objetivo fundamental. En virtud de sus movimientos, se realizan los cambios pertinentes para conseguir la máxima fidelización.

¿Va cambiando la programación durante el año?

Sí. La estación del año marca de forma definitiva el tipo de programas que se emiten. Por lo general, durante las vacaciones se prefieren propuestas más familiares. En el resto de los meses predomina el entretenimiento con vertientes distintas. En algunos casos, se prefieren formatos como los reality shows y en otros los programas musicales o de entretenimiento propiamente dicho.

Como te hemos dicho, la audiencia baja dependiendo de la época del año. Los meses de julio y agosto suelen ser los elegidos por los programadores para reposiciones y programas similares.

¿Se programa de forma distinta dependiendo del día de la semana?

Normalmente, la programación se divide en dos grandes bloques: de lunes a viernes y el fin de semana. En este último caso, suele ser habitual que haya un aumento de la emisión de películas, de retransmisiones deportivas o de algún formato de entretenimiento.

¿Qué son la desprogramación y la contraprogramación?

Aunque son prácticas habituales, no dejan de confirmar cierta debilidad ante la competencia. En el primer caso, se trata de eliminar un programa por motivos diversos, como alguna noticia importante o alguna catástrofe. Se entiende que se modifique la programación casi en directo para dar la cobertura informativa necesaria a lo sucedido.

Sin embargo, no se debería olvidar que este tipo de modificaciones entra dentro de la contraprogamación. El término se refiere a cambiar una emisión dependiendo de lo que tengan programado las cadenas que son competencia. En casos de noticias trágicas o importantes, consiste en organizar un especial informativo en el que se deje constancia de lo que esté sucediendo. Así, se consigue dividir a la audiencia que escogerá la fuente de información que prefiera en cada caso.

¿Qué es el ‘hammocking’?

Es una técnica que usan los programadores. Consiste en ubicar un programa de poca relevancia entre dos que tienen mucha audiencia. En ocasiones, funciona de forma efectiva.

¿La parrilla solo se utiliza en televisión?

No, también es habitual en la radio. En este medio resulta algo más complicado encontrarse con las técnicas arriba mencionadas. Por lo general, la programación se basa en factores de audiencia, políticos y económicos. También se debe subrayar que en la radio los horarios prime time son dos:

– De seis a doce de la mañana. Dependiendo de la emisora, se emiten programas de información general o de entretenimiento.

– De diez de la noche a una de la madrugada. Los informativos que resumen la jornada y los programas deportivos son los grandes protagonistas.

Esperamos haberte aclarado cuáles son las características principales de la parrilla de programación. Como habrás comprobado, hay diversos factores que inciden en las emisiones. La audiencia sigue siendo la que va escogiendo sus programas favoritos y cambiando, de forma implícita, la programación. Así, los programadores se ven obligados a poner en marcha diversas técnicas que permitan preservar la personalidad del canal. Sirva todo lo anterior para entender mucho mejor la lucha continua por conseguir que escojamos un canal determinado dependiendo de nuestro tiempo libre.