¿Sabes qué es la corrección de estilo? Queremos mostrarte, exactamente, en qué consiste esta tarea, cómo se realiza y cómo son sus profesionales más cualificados. Pretendemos transmitirte su importancia y familiarizarte con ella. Nuestro propósito es ayudarte a perfeccionar tus comunicaciones escritas para sacarles el máximo partido. Así tendrás más posibilidades de alcanzar tus objetivos. Y recuerda que a través de la titulación de Técnico Experto en Redacción Editorial adquirirás todos los conocimientos necesarios para dedicarte profesionalmente a ello.

¿Qué es la corrección de estilo?

Consiste en una tarea de perfeccionamiento y mejora realizada por especialistas del lenguaje escrito. Su finalidad es hacer que un texto resulte inteligible, atractivo y más valioso para sus lectores. Para ello, se optimiza en forma y fondo, independientemente de su autor, para potenciarlo al máximo.

Es una labor más compleja de lo que te puede parecer a priori. El objetivo es claro: favorecer la comprensión y el interés de un texto previamente redactado. Lo cual, sin embargo, depende de factores tan variables como:

  • La finalidad de la comunicación.
  • El tema.
  • El público.
  • El medio de comunicación empleado. No es lo mismo un e-mail, un post para blog o una guía de empresa.
  • El contexto.

La dificultad se agranda al asumir que el corrector de estilo no es el autor del texto. Es decir, no escribe en nombre propio y con su personalidad. Recuerda que debe mimetizarse con el escritor, intervenir en su nombre y enfocarse hacia el público objetivo al que este se dirige. Por ello, no solo precisa dominar las técnicas y los principios del lenguaje escrito aplicado. También debe conocer el tema, practicar la empatía y desdoblarse en la dirección apropiada.

En cierto modo, su labor será perfecta cuando, tras su trabajo y a primera vista, se note una clara mejoría en la redacción. Pero, al mismo tiempo, el autor debe ser incapaz de identificar qué se ha corregido. Es una clara señal de que su manera de escribir ha sido respetada.

¿Qué elementos se corrigen?

En breve te contaremos cuáles son las diferencias entre la corrección de estilo y la ortotipográfica. Pero antes queremos ahondar un poco más en la finalidad práctica de esta tarea. Si estás pensando que las erratas y los gazapos son su razón de ser, estás equivocado.

El corrector de estilo se desenvuelve, sobre todo, en estos campos:

  • La concepción gramatical: El desconocimiento de las normas gramaticales o su incorrecta aplicación han de ser subsanados. La puntuación, los tiempos verbales y el uso, abuso o ausencia de conectores son algunos aspectos de este campo.
  • La estructura interna: El armazón del contenido y su sintaxis, así como la continuidad narrativa, el orden aplicado y la narratividad utilizada deben mejorarse.
  • El orden informativo: ¿Te has fijado en cómo se presenta la información en un texto? El orden, inductivo o deductivo, por ejemplo, es fundamental para lograr el interés y la comprensión. Si asumes la labor de corrección de estilo, deberás comprobar si falta o sobra algo. También que la sucesión de idea sea acorde con la finalidad y el tipo de lectores planteados.
  • Adecuación léxica: El rigor, la precisión, la variedad y la riqueza del vocabulario son fundamentales. Tienes que contemplarlas desde un punto de vista global, pero sin perder de vista las especificaciones y usos lingüísticos de los destinatarios.
  • Filtrado y síntesis: El exceso de palabras es habitual en los redactores menos experimentados o cualificados. Dar vueltas y vueltas sobre una misma idea o utilizar tres palabras cuando se puede expresar el mismo concepto en una, son fallos frecuentes y molestos. El corrector de estilo simplifica, agiliza y asegura un enfoque directo, ligero y atractivo.

¿Cuál es la diferencia entre la corrección ortotipográfica y la corrección de estilo?

Eliminar las erratas, los gazapos y los fallos en un texto también es fundamental. Cada uno de ellos es una suerte de borrón emocional, como un pequeño pellizco en la fiabilidad y la confianza del lector. Cuando estos se repiten, la profesionalidad y la validez del contenido terminan afectados.

Así, la corrección ortotipográfica se encarga de subsanar estos errores. Pueden ser ortográficos, tipográficos, gramaticales o sintácticos. Asimismo, su función consiste en unificar los recursos aplicados, entre ellos el uso de negritas, cursivas y comillas. Es, por lo tanto, una labor lingüística que persigue presentar un contenido limpio y libre de errores.

Sin embargo, la corrección de estilo es una revisión literaria. Se centra en factores más subjetivos, porque no constituyen errores propiamente dichos. Sin embargo, debes considerar que su sustitución mejora el texto final. ¿Su misión? Favorecer una lectura fluida, clara, comprensible y mucho más atractiva.

Características principales del corrector de estilo

Terminamos este recorrido informativo con una enumeración de los principales rasgos que debes buscar en estos profesionales:

  1. Gran curiosidad y capacidad de investigación sobre el lenguaje.
  2. Tendencia a la duda y minuciosidad.
  3. Excelso conocimiento de la lengua y de sus normas.
  4. Experiencia lectora y sentido crítico.
  5. Empatía y poder de comunicación verbal.
  6. Firmeza en lo importante y flexibilidad en lo secundario.
  7. Sensibilidad léxica.
  8. Mirada crítica y detección de todas las imperfecciones.
  9. Espíritu de servicio.
  10. Paciencia, comprensión y humildad al desempeñar su trabajo.

¿Cuándo se necesita este trabajo?

En realidad, siempre. Ningún escritor o redactor, por mucha experiencia y cualidades que atesore, está libre de cometer errores. La corrección de estilo es capaz de mejorar cualquier tipo de textos: ¡incluso las creaciones de los premios Nobel de Literatura se someten a esta labor de perfeccionamiento! ¡Cuántos best-sellers lo han sido, en parte, por el trabajo de sus correctores estilísticos!

Esta es una lección que debes extraer tras leer este contenido: ¡recurre a la corrección estilística siempre, en todos tus textos! Quizás lo veas exagerado. ¿De verdad hay que contratar a un profesional para mejorar la redacción de tus correos electrónicos diarios? Depende de su importancia. Y aunque no incorpores a un externo para hacerlo, al menos tú debes chequear lo redactado con estos objetivos de mejora. En esta etapa te ayudará dejar reposar el texto un tiempo: ¡así podrás enfrentarte a él con ojos de lector, y no de autor! Revisa, pues, todos tus textos después de haberlos dejado reposar el plazo suficiente.

En definitiva, la corrección de estilo se convierte en una herramienta imprescindible para multiplicar las posibilidades de éxito de toda clase de textos escritos. Debes aplicarla siempre, por tu cuenta o con el respaldo de un profesional cualificado. En este caso, asegúrate de elegir a un corrector capacitado y experto.