La psicología canina es una de las disciplinas más eficaces para conseguir el bienestar de un perro. Esta ciencia se encarga de estudiar el comportamiento de estos animales. Su objetivo principal es detectar cualquier alteración de la conducta. Igualmente, se analizan las causas de los posibles problemas y se ofrecen soluciones eficaces.

Al tratarse de una materia no muy conocida, repasamos en este post sus características más importantes. También tienes a tu alcance el Máster en Técnicas de Adiestramiento Canino de Escuela des Arts. Disponible con y sin kit de adiestramiento, estudiarás en profundidad el comportamiento de estos animales y las técnicas que se aplican para su adiestramiento.

Qué aspectos son relevantes en la psicología canina

Antes de llegar a un diagnóstico, lo habitual es que el profesional valore ciertos aspectos esenciales. Te los describimos a continuación.

El tipo de relación que tiene contigo

Cualquier perro necesita, sobre todo, amor y comprensión. En tus manos está establecer las normas para relacionarse contigo y con el resto de personas. De no existir, y de faltarle el cariño correspondiente, pueden aparecer distintas dolencias, como, por ejemplo, depresión o ansiedad. Es decir, tu perro ha de tener una relación sana y poder mostrar sus sentimientos a su manera.

Su nivel de sociabilidad

En psicología canina se explica que los perros son animales sociales y, por lo tanto, necesitan estar siempre en contacto con otros perros. Es tu deber pasear, llevarlo a zonas distintas y conseguir que tenga relación con sus semejantes. De lo contrario, es posible que desarrolle cierta tendencia a la agresividad. Ten este aspecto muy en cuenta.

La forma en la que ha sido domesticado

Aunque se trate de un animal doméstico, el perro proviene del lobo y, en cierto modo, aplica sus mismos parámetros. Tu fiel amigo debe asumir que tú eres el líder de la manada. Hasta que no entienda que forma parte de tu grupo, no podrás relacionarte correctamente con él. Además, estarás evitando problemas de posesión y comportamientos violentos. Este es un punto fundamental en la psicología canina.

¿Cuál es su pasado?

Si tu animal llegó a tu casa de cachorro, no hay problema. Si lo adoptaste ya de adulto, puede aparecer alguna complicación en su nuevo hogar. Investiga un poco sobre el tratamiento que recibió. La falta de cariño o los malos tratos recibidos marcan su psicología canina. Puedes encontrarte con las dos vertientes:

  • Un exceso de apego. Observas que no quiere separarse de ti y que tiene miedo a un nuevo abandono.
  • Un comportamiento agresivo. Reacciona de forma violenta ante cualquier indicación.

Puedes observar síntomas como estrés, ansiedad o depresión. Es recomendable que apuestes por la positividad y por la amabilidad para facilitar la convivencia.

¿Qué tipo de comida le das?

Quizás pienses que no es un factor importante, pero lo es y mucho. Si en algún momento de su vida ha pasado hambre o problemas de socialización, siempre intentará comer de más. Observarás que te roba la comida y que el momento de comer siempre se convierte en un problema. Elige el alimento más saludable y crea un espacio específico para que pueda comer con tranquilidad. Notarás la diferencia.

¿De qué raza es?

Aunque hay razas con más energía que otras, la educación es siempre efectiva. Controla los factores anteriores, pon en práctica las recomendaciones y conseguirás que tu perro no tenga problemas psicológicos.

Otros síntomas para detectar una alteración en psicología canina

Las conductas del perro varían cuando se altera su equilibrio emocional. Préstales atención a las siguientes:

  • Ladra y gruñe constantemente. Especialmente a otros perros, a los niños y a personas que van en bicicleta.
  • Destroza los muebles.
  • Se esconde, se asusta y tiene miedo ante la menor amenaza.
  • Al pasear, siempre va tirando de la correa y forzándote a tomar la dirección que te indique.
  • No parece tan limpio como siempre.
  • No puedes irte de tu casa sin que te muestre su ansiedad.

De observar cualquiera de estas alteraciones, repasa la información anterior o confía en un profesional. Ninguna de ellas son normales, salvo en casos muy concretos. Los cambios repentinos de actitud te ayudarán a darle la paz mental necesaria a tu mascota.

¿Cuáles son los cuidados más adecuados para tu perro en verano?

Las altas temperaturas y el cambio de costumbres también inciden en su comportamiento. Las siguientes recomendaciones te ayudarán a mantener su salud, física y mental, en perfecto estado.

La importancia de la hidratación

Debe tener siempre agua fresca a su alcance para beber cuando lo necesite. Puedes usar también suero de leche sin sal, cuajada o caldo. Otra alternativa nutritiva y fresca es congelar varios trozos de fruta. No olvides que la falta de electrolitos provoca una debilidad que termina afectando a su cerebro (como te pasa a ti). Sabrás que está deshidratado si presenta alguno de estos síntomas:

  • Babe agua continuamente.
  • Respira con dificultad.
  • En sus ojos presenta derrames.
  • Su corazón palpita más rápidamente.
  • Lo notas nervioso.
  • Su piel no tiene la elasticidad habitual.

Evita su exposición directa al sol

Se suele olvidar, pero los perros caminan sin protección alguna en sus patas salvo sus almohadillas. Si normalmente está al aire libre, habilita una zona de sombra para que se refugie. No debes pasear en las horas más calurosas. Repasa sus almohadillas y usa algún tipo de crema para reparar heridas. Camina a un paso tranquilo, siéntate en la sombra y lleva una botella de agua para que se hidrate.

Controla su temperatura corporal

Has de enfriar a tu perro. Utiliza una toalla húmeda para que pueda tumbarse sobre ella. Emplea un paño fresco para limpiar sus extremidades, su barriga y su cuello. Controla especialmente a los cachorros, ya que son más sensibles al calor. Por cierto, si lo ves haciendo un agujero, déjalo. Esta es una forma habitual de refrescarse.

Otros cuidados imprescindibles

Revisa si tiene parásitos. No le cortes el pelo, ya que actúa como capa protectora frente al calor. Por otro lado, evita dejarlo en el coche (independientemente de si tiene aire acondicionado o no). Puede causarle demasiado estrés y provocarle un colapso.

Esperamos haberte dado las claves necesarias para que conozcas la psicología canina algo mejor. Aplica a tu relación con tu perro los consejos anteriores y cuida de su salud de cara al verano. De esta forma, conseguirás mejorar su calidad de vida. En tus manos está conseguir tan loable objetivo y comenzar una nueva etapa a su lado.