Los sueños y aspiraciones son el motor del mundo. Hoy en día, son muchos los que tratan de llevar adelante y con tesón sus anhelos más profundos. Y ser tatuador se ha convertido en una de estas aspiraciones vitales. Tatuar es una expresión artística donde se unen la maña del artista, los diseños más rompedores y el gusto personal del tatuado, quien busca un recuerdo que perdure. Sin embargo, antes de empezar a tatuar hay que realizar una serie de pasos previos. Esta actividad, como otra cualquiera, está sujeta a una regulación específica. Al fin y al cabo, en este mundillo la salud juega un rol aún más importante que el propio arte. ¿Quieres descubrir qué es necesario para convertirse en tatuador? Entonces, no dejes de leer. Y si quieres convertirte en un experto en el sector, no te pierdas nuestro Máster Experto en Tatuajes + Curso Higiénico Sanitario.

El primer paso para ser tatuador

Además de tener una gran creatividad también necesitarás tener habilidades de dibujante. Poseer buenas dotes en dibujo te garantizará que tus clientes confíen en ti se sientan satisfechos y te recomienden. Puntos muy importantes a tener en mente sobretodo en un sector como el del tatuaje, tan profesionalizado y con una competencia feroz. Por otro lado, saber dibujar te permitirá ir más allá de las plantillas predefinidas y tu estilo dejará una huella indeleble en las vidas de los que tatúes.

La práctica en este caso es indispensable. Necesitarás dedicarle horas y horas al dibujo en papel para perfeccionar un estilo que debe enganchar a todo el que lo vea. Además, investigar sobre las técnicas más demandadas y las tendencias del momento contribuirá a marcar la diferencia. En este aspecto, es posible encontrar oportunidades en escuelas o cursos donde conocer las técnicas básicas.

Sin embargo, el talento es algo que, de no trabajarse con esfuerzo, no valdrá para nada. Asimismo, si ya dominas el dibujo sobre papel, aprender a hacer lo mismo sobre la piel humana es el siguiente paso. Dejar cualquier reparo atrás será indispensable y habrá que practicar para dominar este nuevo soporte.

Los aspectos legales

Como todo, ser tatuador también está sujeto a la legislación vigente. Desde montar la tienda a los requisitos para empezar a realizar la actividad, las normativas y legislaciones van a estar ahí y es indispensable conocerlas, principalmente, para evitar problemas graves en una amplia gama de aspectos.

Para empezar, y tras haber pulido tu técnica como dibujante, vas a necesitar el título higiénico-sanitario. Esto es la garantía de que realizarás tu trabajo en las condiciones higiénicas pertinentes y con una seguridad máxima. Es uno de los requisitos legales indispensables para empezar a ejercer.

Los conocimientos que adquirirás con esta titulación son de lo más diversos y muy útiles. Aprenderás técnicas de esterilización del material para tatuar, manejo de residuos sanitarios, prevención de riesgos sanitarios y primeros auxilios y los requisitos de salubridad para tu futuro local, el cual merece un apartado aparte dadas sus características.

La tienda de tatuajes

Como tatuador, tarde o temprano, necesitarás un local donde ejercer y en este aspecto también deberás cumplir con la ley vigente. Uno de los puntos a tener en cuenta es que no hay una normativa unificada. O lo que es lo mismo, deberás consultar cómo esta regulado el oficio de tatuador en tu comunidad autónoma. Cada región tiene unos puntos legislados que otras no tienen.

Por ejemplo, en Asturias, el Decreto 141/2010 se encarga de regular el sector. En ella se puede encontrar desde una definición de qué es un tatuaje o la miropigmentación y qué las diferencia, tus obligaciones como trabajador del sector o hasta las condiciones específicas con las que deberá cumplir el local.

Aquí va un pequeño resumen de lo que debes tener en cuenta si quieres convertirte en tatuador con estudio propio:

Distribución del local

La legislación informa de la distribución funcional de las instalaciones, algo muy a tener en cuenta ya que sirve de orientación y ayuda a la hora de empezar el negocio. Esta es la distribución que marca el Decreto 141/2010 asturiano:

Área de trabajo

La cual deberá estar convenientemente iluminada, estar separada del resto del establecimiento y disponer de un lavamanos no manual. Además, debe estar equipado con agua caliente y fría, así como con un secador o toallas de un solo uso. Las paredes, por su parte, deberán estar alicatadas y pintadas con pintura impermeable de fácil limpieza y desinfección. La higiene se prima en todo momento.

Junto a esto, el área de trabajo contendrá una camilla para usuarios que estará recubierta por una sabanilla que se desechará tras cada uso.

Área de recepción e información

Será el lugar donde se realicen las transacciones comerciales y donde informes a los clientes acerca de tus servicios. No olvides que puedes aprovechar este lugar para mostrar tus trabajos y que actúen como carta de presentación.

Área de espera

La comodidad es indispensable en esta zona, ya que los clientes esperarán su turno ahí. Por otro lado,la legislación permite que esta área y la de recepción sean la misma.

Zona de limpieza, desinfección, esterilización y almacenamiento

Deberá ser un espacio adecuado para tan delicadas tareas. Es necesario que sea una zona apartada y vetada al público. Al fin y al cabo, la seguridad de los instrumentos y su esterilización debe mantenerse en todo momento. Siempre que las condiciones de limpieza, seguridad y orden se respeten, la zona de limpieza podrá estar integrada en la de trabajo. Esto último dependerá de ti y de cómo gestiones tu trabajo.

Aseo

Es una zona indispensable, tanto para ti como para tus clientes. Deberá contar con: inodoro, lavamanos provisto de agua caliente y fría, así como diversos elementos de aseo, como puede ser el papel higiénico.

El sueño de tatuar, a tu alcance

Ser tatuador exige capacidad artística, creatividad, mucho trabajo y cumplir con las normativas vigentes de este sector. No debes amilanarte ante los requisitos formales, ya que son fáciles de cumplimentar y seguir. Sin embargo, la práctica de este oficio y su formación deberá ser continua; aunque si es tu sueño y tu pasión debes enfrentar todas las trabas y obstáculos para alcanzar el éxito.