Ser DJ es una profesión de moda actualmente, por lo que cada vez más personas se preguntan cómo ser DJ y qué es lo que se necesita. Para entenderlo, lo primero que debemos saber es en qué consiste este trabajo y cómo se realiza profesionalmente. Lo que para algunos es un hobby, con la formación, la técnica y los medios necesarios puede convertirse en toda una carrera profesional.

Acompáñanos en este post y descubre cómo puedes convertirte en algo más que un DJ amateur. En Escuela des Arts también puedes encontrarás formación relacionada con la edición de audio y producción musical. Echa un vistazo a nuestros cursos online y a distancia en Música y Danza y verás todas las opciones disponibles.

¿En qué consiste ser DJ?

Ser disc-jockey o DJ es trabajar como artista musical, aunque no utilices instrumentos clásicos o tu voz. La definición corta menciona que esta persona prepara la música que va a sonar en eventos sociales. Este tipo de eventos suelen ser fiestas o conciertos, pero un DJ puede ser contratado para amenizar casi cualquier reunión de personas.

Anteriormente hemos mencionado que el DJ «prepara». Efectivamente, busca una serie de canciones que puedan encajar con el lugar y el público. Para conectar mejor con la gente, introduce efectos y modifica ligeramente las canciones para que sean más bailables. Sin embargo, hay DJ que no buscan que la gente baile, sino hacer una buena mezcla de canciones. Del mismo modo, otros no introducen efectos propios en las canciones. En estos últimos casos, el disc-jockey debe utilizar su buen oído, manejo de sistemas de sonido y conocimiento musical para crear la sesión idónea, sin tener que incorporar música de baile.

Tradicionalmente la figura del DJ se pensaba como la de una persona subordinada a su público. Sin embargo, la profesión ha ido ganando en reputación y ahora ocurre lo mismo con los DJ que con el resto de artistas. La similitud radica en que pueden producir para el gran público, o hacerlo para satisfacer sus intereses artísticos, aunque no sean populares.

Además, el DJ tiene mucho peso también en la producción musical. No ocurre siempre, pero muchos saben utilizar también herramientas de mezcla que les permiten crear canciones y editarlas. Así, pueden desarrollar temas propios o colaborar con otros artistas en sus remix.

Algunos consejos para empezar como DJ

Para empezar, no tengas prisas ni intentes emular a unos u otros, porque primero necesitas formación. Haz un plan con objetivos a corto y largo plazo. En ese plan, por ahora, lo más inmediato es conseguir los conocimientos necesarios para poder desempeñar este trabajo. Piensa el tiempo que vas a dedicarle y cuánto vas a tardar en conseguirlo.

Pongamos que ya tienes los conocimientos básicos. Será hora de tomar decisiones. ¿Qué tipo de DJ quieres ser? En el apartado de definición ya hemos mencionado que no todos tienen el mismo trabajo: unos remezclan canciones en directo, otros previamente, otros producen canciones para diferentes artistas… Si tu visión va más allá o quieres tener más oportunidades laborales, quizás necesites seguir formándote para conseguir un nivel avanzado en la materia.

Ten en cuenta que ser DJ es una formación constante en la que una vez que tengas tu título, tendrás que seguir investigando. Necesitas ponerte al día cada cierto tiempo con programas de edición nuevos o los ritmos que más se llevan. Ante todo un DJ debe ser una enciclopedia musical. Por eso te recomendamos que escuches mucha música, de cualquier género, aunque en principio no te atraiga. Esto te dará herramientas para poder crear muchas piezas, puesto que tendrás un amplio bagaje musical.

Hoy en día con las redes sociales y las marcas personales, es importante que sepas venderte. No solo eres una persona, eres una marca, un logotipo, una idea. De este modo no solo verán a una persona que pulsa botones y crea canciones, sino a un artista con un estilo propio. Muchos DJ tienen incluso una estética personal muy cuidada, haciéndolos reconocibles por cualquier fan. Cuidando estos aspectos llegarás a un mayor público. No desprecies este aspecto, ya que muchos profesionales de este sector dependen de que les contraten aquí o allá para un evento.

El DJ se encarga de amenizar eventos sociales. Para realizar buenas mezclas necesita una base musical completa.

¿Qué conocimientos hacen falta para ser DJ?

Esta profesión requiere de profesionales del sonido, que conozcan el funcionamiento de altavoces, escalas, grados de amplificación y otros parámetros audiovisuales. Del sonido pasamos a la música, que es una manera de sonido elaborado con buen gusto. Ahí entran en escena el conocimiento de los ritmos, las melodías, las notas y otros elementos formales. Esto garantiza tener buen oído, saber interpretar la música que existe y crearla de manera atractiva para diferentes oyentes.

Esto se hace mediante software y hardware específico que tendrás que saber dominar. Este oficio tiene sus propios códigos informáticos y digitales, por lo que tendrás que ponerte al día con ellos. Si cogemos estos programas de edición musical y les añadimos el conocimiento teórico de música que ya tienes, con la práctica, podrás considerarte un DJ. En uno de nuestros post anteriores recopilamos los mejores programas de edición de audio, entre los cuales destaca Pro Tools, un software que puedes aprender a manejar con el Máster en Producción Musical y Grabación de Audio con Pro Tools de la escuela.

Además, si quieres trabajar en un estudio donde elaborar temas para otros artistas, deberás conocer también el funcionamiento de los programas y mesas de mezclas que se utilizan en el sector. Una diferencia importante es que no es lo mismo producir música para ser escuchada por altavoces en una discoteca, que para ser escuchada en auriculares, en el coche o por la radio. Las condiciones sonoras son diferentes y un DJ formado en múltiples facetas sabe trabajar en ello.

¿Qué tabla o mesa de mezclas necesito?

Las mesas de DJ pueden llegar a ser muy complejas e integrar muchos botones que al principio no sabremos usar bien. Lo esencial es que podamos practicar con canciones que nos gusten, por USB a ser posible. Deben incluir controles sobre el pitch, la velocidad, algunos efectos, etc. Gran parte de la mesa de mezclas para principiante está compuesta por un sistema de software intuitivo. Podrás conectar tu tabla al ordenador y practicar en directo. Con el programa informático adecuado podremos editar canciones, crear sonidos, guardarlos y compartirlos cuando queramos. En un anterior post explicamos cómo funciona una tabla de sonido. Échale un vistazo si quieres tener una idea inicial.

Incluso las tablas básicas para iniciados nos permiten organizar pequeños eventos e incluso remezclar en directo para un artista. Según acabes tu formación, estas tablas tienen todo lo que necesitas con todo lo que has aprendido.

Recuerda que tu destreza vendrá de la mano del esfuerzo que le pongas. En Escuela Des Arts te damos las herramientas suficientes para que te conviertas en un artista de la electrónica. ¡Consigue tu sueño!

Para empezar, escoge una mesa de mezclas sencilla y un programa de edición de audio sencillo.