¿Quieres saber cómo utilizar una máquina de coser? Poco a poco, parece que el conocimiento sobre la costura se transmite menos de generación en generación. Por eso, muchas personas consiguen su primera máquina y no saben qué hacer con ella ni qué más necesitan para empezar a crear su propia ropa. Si este es tu caso, ¡aquí tienes la guía que te hace falta! Puedes ampliar tus conocimientos y adquirir un nivel profesional con el Curso de Diseño de Moda. Estudiarás los grandes del diseño y las tendencias más actuales para convertirte en experto de moda e imagen personal.

Las partes de la máquina de coser

Para los primerizos una de estas máquinas puede resultar todo un misterio que desentrañar. Al fin y al cabo, las máquinas de coser tienen un buen número de botones, salientes y huecos que pueden resultar confusos. Para hacerlo todo más fácil hemos dividido este aparato en tres zonas:

– Las ruedas de la derecha: todas las máquinas tienen una gran rueda en uno de sus laterales. Esta es el avance manual y sirve para mover la aguja sin depender del pedal. Las otras ruedas que encontrarás en la parte derecha sirven para ajustar el tipo de puntada y su largo. Debes tener en cuenta que a veces estas opciones aparecerán combinadas o se presentarán con mecanismos diferentes al de la rueda.

– La parte superior de la máquina: aquí arriba encontrarás un portahilos y el devanador de canilla. Más adelante te explicamos para qué sirve esto. Además, aquí encontrarás el dispositivo para controlar la tensión del hilo y también la guía que lo conduce a la aguja.

– ¿Dónde va la aguja? Si te fijas ahora en la parte inferior de la máquina, verás que bajo la guía se encuentra la aguja. Para poder cambiarla (y enhebrarla) tendrás que liberarla del prensatelas, esa plaquita que va adjunta y que sirve para fijar la pieza que estamos cosiendo. Bajo la aguja se encuentra el cajetín extraíble donde encontraremos el canillero.

Además de estas tres zonas de la propia máquina, también encontrarás un pedal que debe ir en el suelo. Con el podrás comenzar la labor, frenar la máquina y controlar la velocidad de la puntada.

Cómo ponerla a punto

El primer paso ha sido familiarizarse con la máquina de coser y asegurarte de conocer para qué sirve cada una de las piezas de tu modelo. A continuación debes colocar cada cosa en su sitio y preparar la máquina para coser. 

Lo primero que debes hacer es enhebrar la aguja de la máquina. Para ello, empezaremos por devanar la canilla, es decir, pasar el hilo de una bobina a la canilla de la máquina. Utilizaremos la parte superior, colocando la canilla en el devanador y llevando el hilo por la guía de puntos que la mayoría de las máquinas tienen.

Una vez lista la canilla hay que llevarla a la parte inferior, dentro del cajetín. Este es uno de los dos hilos que utilizará la máquina para coser. El otro de los hilos viene de la parte superior, desde el portahilos, pasando por la guía del hilo hasta la aguja. Aquí es donde debes enhebrarla.

Por último, baja la aguja con la rueda de avance manual para conseguir que los dos hilos se entrecrucen. Ahora basta con colocar el cajetín, colocar la pieza que quieras coser, bajar el prensatelas y empezar con la costura.

Los primeros pasos

Ahora que ya tienes lista la máquina de coser a punto, te aconsejamos que empieces probando con un trozo de tela. Utiliza los dedos como guía para llevar la tela bajo la aguja mientras presionas el pedal. Es el momento de comprobar cuánta fuerza necesitas poner en el pie y hacerte con el control de la tela con las manos. Prueba diferentes estilos de puntadas y acostúmbrate a tu máquina.

Te aconsejamos que pruebes con la puntada recta, las puntadas en zigzag y que compruebes cómo funciona la puntada en retroceso. Una vez te hayas familiarizado con la velocidad de la máquina y con las diferentes opciones que ofrece estarás en condiciones para practicar en serio.

Ejercicios para aprender lo más básico

Como habrás podido comprobar en el paso anterior, una máquina de coser no es tan sencilla de manejar. Seguramente habrás tenido problemas para seguir una línea recta, se te habrá atascado el hilo o habrás tenido otras dificultades, ¡es normal!

Precisamente por eso, antes de atrevernos a remendar nuestras piezas de ropa preferidas, es mejor hacer algunos ejercicios. Puedes hacerlos tú mismo. Consigue una hoja de papel y dibuja en ella diferentes tipos de líneas. Las básicas serían líneas rectas, circulares (por ejemplo, espirales) y con ángulos (con forma de estrella, por ejemplo). Usa estas guías como si fueran tela y practica con ellas hasta que hayas conseguido seguir la forma sin fallar.

Aprovecha estas guías no solo para controlar la forma de las puntadas de la máquina, sino también para practicar los remates o aumentar la velocidad de tu costura. Cuando hayas hecho esto podrás empezar con cosas sencillas, ¡esta vez con tela de verdad!

Otros accesorios para la máquina

Es cierto que la máquina de coser es un imprescindible para empezar a desarrollar tus habilidades en el mundo de la costura. No obstante, también vas a necesitar otros materiales. Para empezar, será necesario que tengas suficientes recambios para las diferentes partes de la máquina, especialmente agujas, canillas e hilos apropiados para coser.

Otros elementos necesarios serán las tijeras, para cortar hilo y tela, y un dedal, en caso de que tengas que hacer algún detalle a mano. Una cinta métrica es indispensable para tomar medidas exactas en tu trabajo. Si quieres empezar a trabajar con patrones, necesitarás jabón de sastre y papel para realizarlos. Para poner todo tu material ordenado te aconsejamos que busques cajas especializadas para este tipo de accesorios.

Por último, recuerda que para que tu máquina funcione adecuadamente necesita algunos cuidados. Por ello, es también importante que te hagas con una funda o un maletín adaptado a sus medidas. Así la protegerás del polvo, de golpes y de la suciedad que pueda estropearla.

Ahora que ya conoces lo más básico para empezar a coser a máquina es hora de ponerse manos a la obra. Ponte en contacto con nosotros si necesitas más información acerca de cómo continuar con tu nuevo proyecto de moda.