Sin viticultura y viticultores no habría vino. Esta disciplina engloba una serie de técnicas y procesos por los que pasa el cultivo de la vid. Y es que gracias a esta profesión podemos disfrutar de una gran variedad de vinos. Así que, si quieres saber más sobre este campo profesional, sigue leyendo este post. Y recuerda que puedes adquirir los conocimientos propios de un viticultor a través de nuestro máster en enología.

¿Qué es la viticultura?

La viticultura es la disciplina que se dedica al cultivo de la vid o la parra, ya sea para la producción del vino o para el consumo de forma natural (uva de mesa). Este término incluye todos los estudios que se realizan sobre la agricultura en este ámbito, las técnicas de cultivo, la cosecha, entre otros aspectos. Además, existen infinidades de métodos con los que poner en práctica la viticultura, por lo que el viticultor debe tener una serie de conocimientos específicos y experiencia.

Por otra parte, cabe destacar que la viticultura es una actividad con siglos de historia, aunque fue hace relativamente pocos años que la producción de vino fue creciendo hasta industrializarse y producir a gran escala. Cabe recordar que el vino se obtiene de la vid, un arbusto que contiene uvas. A partir del fermento de las uvas se consigue el vino.

¿Y quién es el viticultor?

Los viticultores son las personas que cuentan con la formación necesaria para trabajar la uva. Por consiguiente, el trabajo de este profesional es muy importante para el proceso de elaboración del vino, ya que este producto es uno de los más consumidos en España debido a su buena calidad. Este trabajador es el que se ocupa de realizar las labores de cultivo durante todo el año para que la calidad del vino sea la mejor.

Como es lógico, la profesión del viticultor ha evolucionado considerablemente con el paso de los años. Esto se debe a la introducción de las tecnologías en el sector, reduciendo el trabajo pesado de este profesional. Por ejemplo, la construcción de los tractores supuso un gran avance en los procesos de labranza o fresado.

¿Cuáles son las labores del viticultor?

Tal y como hemos mencionado, este profesional de la producción de vino debe encargarse de los cultivos durante todo el año. El viticultor, junto a su equipo de trabajo, lleva a cabo una serie de funciones esenciales para que los cultivos se encuentren en perfecto desarrollo. Las tareas más importantes son:

  • Realizar la vendimia, seleccionando los mejores frutos y dejando a un lado los racimos dañados o podridos.
  • Sobre el mes de octubre, después de la vendimia, procede a la vinificación de la uva recogida. Asimismo, es importante aportar los suficientes minerales y nutrientes al suelo para la siguiente cosecha.
  • Al mes siguiente, se procede con la mezcla del zumo de las uvas ya fermentadas. En el campo se continúa con la preparación del terreno para la poda.
  • Llegando a los meses de diciembre y enero, las hojas se han caído de los cultivos, por lo que ya se puede comenzar a podar.
  • En el mes de febrero es necesario deshacerse de todas las ramas que han sobrado de la poda.
  • Pasando al mes siguiente, los viticultores restauran lo que se haya dañado, comenzando con un nuevo ciclo de vegetación.
  • En abril comienzan a crecer los troncos principales, haciendo que nazcan ramas y hojas. Es el momento de aplanar el terreno.
  • Hacia el mes de mayo es cuando se genera la floración, siendo el momento indicado para que el viticultor proceda a seleccionar las mejores ramas.
  • En junio continúa la floración y es cuando la viña comienza con su ciclo reproductivo.
  • Al llegar a julio, la floración para y las flores se transforman en bayas. El viticultor tiene lo necesario para conocer la fecha aproximada de la vendimia. Además, debe asegurar el cultivo con protección fitosanitaria.
  • La uva cambia de color en agosto, empezando a madurar. Llegando a esta fecha se prepara todo para la vendimia.
  • En septiembre se realiza la esperada vendimia, donde se descubren los resultados de todo el proceso de cultivo.

Perfil profesional

Esta profesión es perfecta para todas aquellas personas que disfruten trabajando en el campo y que adoren el cultivo de la vid. Ahora bien, para desarrollar sus labores, el viticultor debe contar con una serie de habilidades y competencias específicas, como son:

  • Formación en agricultura.
  • Capacidad de observar, analizar y resolver problemas.
  • Pasión por el trabajo en el campo.
  • Conocimientos sobre técnicas fitosanitarias.
  • Saber manejar maquinaria de agricultura.

Formación en viticultura

Si te apasiona el vino y te gustaría adquirir los conocimientos propios de un viticultor, en Escuela Des Arts tenemos la formación ideal para ello. Se trata del máster online en elaboración de vinos, a través del cual adquirirás conocimientos en:

  • Las materias primas en la elaboración de vinos y sidras.
  • La toma de muestras de la uva.
  • Los análisis físico-químicos y sensoriales.
  • Las instalaciones y materiales de las bodegas.
  • Los procesos fermentativos.
  • Las operaciones de tratamiento a la vendimia, entre otros conceptos muy importantes en el sector.

Así pues, no dudes en empezar tu experiencia formativa en Escuela Des Arts y crecer como profesional.